Bebé muere minutos después de un violento bautismo. El video ha indignado a muchos

El bautismo es un rito religioso en el que, al menos normalmente, nadie esperaría encontrar violencia. Especialmente en aquellos casos en los que los bautizados son pequeños bebés. Sin embargo, hay terribles historias sobre hechos catastróficos en bautismos.

Por ejemplo, en Moldavia, un cura fue acusado en 2010 de la muerte de un bebé de 6 semanas, pues hizo una inmersión muy violenta en la pila bautismal, sin taparle la boca y nariz al bebé. Al parecer, por la ingesta de agua, el bebé comenzó a tener problemas para respirar después de unos minutos y en el hospital, murió por ahogamiento.

La familia del bebé acusó al sacerdote, pero este insistió en que no fue su culpa.

Otros hechos, como el de a continuación, muestran que ocurren abusos de todo tipo en los bautismos a bebés. Por ejemplo, en este video se ve cómo el sacerdote le da una cachetada al infante. ¡Indignante!

En este otro, uno que se hizo bastante popular en las redes, el sacerdote mete en agua violentamente a un niño llorando. Este video es difícil de ver hasta para aquellos con los estómagos más fuertes. ¿En qué estaba pensando este sacerdote? 

Quizá te interese: Video perturbador de un bautizo muy agresivo demuestra que el abuso infantil está en todas partes

En otro video similar, se ve a un sacerdote de la iglesia ortodoxa haciendo lo mismo, mete tres veces al bebé en agua y luego se lo devuelve a sus padres.

¿Es algo común ahora?

En verdad, se trata de una práctica que no es común para ninguna denominación católica o cristiana y ya muchos clérigos lo han confirmado. De hecho, portavoces de varias iglesias se han mostrado a favor de llamar "abuso físico" a estas prácticas.

En la mayoría de las iglesias, el bautismo es practicado en personas adultas o si es en niños, se hace con un poco de agua bendita en la frente del bebé.

undefinedAntonio Gravante / Shutterstock.com

Hay que estar muy atentos a los hijos en cualquier circunstancia y en cualquier lugar. Podría pensarse que una iglesia es un lugar seguro y no siempre es así, pues una persona que no tiene la debida delicadeza hacia los niños, puede estar en cualquier parte. ¡Mucho cuidado!

Quizá te interese: El síndrome de la bofetada: Madre publica su testimonio luego de perder a su bebé por esa infección