ENTRETENIMIENTO

En 1969, Steve McQueen estuvo a punto de convertirse en otra víctima del culto de la familia Manson

Date July 31, 2019 20:03

A finales de la década de 1960, Charles Manson formó una especie de comuna y ordenó a sus seguidores que llevaran a cabo una conspiración inhumana para matar a varias celebridades de Hollywood. Por orden suya, mataron a siete personalidades notables en el transcurso de dos noches, entre ellas, Sharon Tate.

Muchas estrellas del momento estaban en contacto con la familia Manson. Dennis Wilson (baterista de The Beach Boys), Mike Love (vocalista de The Beach Boys), Terry Melcher (músico y productor) y muchos otros como ellos que también se sintieron seducidos momentáneamente por la familia criminal

En 1971, el jefe de este culto fue declarado culpable, y tanto él como sus secuaces fueron enviados a prisión por el resto de sus vidas.

DE ÚLTIMO MOMENTO: Charles Manson cerca de la muerte.

Salvado por los pelos.

Steve McQueen falleció cuando tenía 50 años, pero podría haber muerto mucho antes si se hubiera convertido en una víctima más de la masacre perpetrada por los Manson.

En 2017, su viuda, Neile Adams, le contó al National Post cómo fue que su esposo logró evitar la tragedia. Se suponía que McQueen cenaría en la casa de Roman Polanski, y que su amigo Jey Sebring (un famoso estilista de celebridades) y la esposa de Roman, Sharon Tate, también estarían presentes.

Jay Sebring cortando el cabello de Steve McQueen.

Pero resultó que el actor se encontró accidentalmente con "una chica y decidió irse con ella" en vez de ir a la cena en casa de Polanski. La exesposa de Steve McQueen habló más detalladamente acerca de esta coincidencia:

Salir con esa chica le salvó la vida. Después de eso, él se volvió más paranoico y no me dejó ir a ninguna parte sin un arma.

Sin embargo, perdió a sus buenos amigos.

Aquella noche, una mujer llamada Susan Atkins y 3 secuaces más irrrumpieron en la casa de Polanski. La esposa embarazada, Sharon Tate, pidió clemencia, pero ni ella ni Sebring sobrevivieron.

Días después, Steve dio un triste eulogio en el funeral de Sebring, que se celebró el mismo día que el de Tate.

Steve se salvó por lo pelos y esquivó la tragedia personal, pero la aflicción por lo ocurrido lo alcanzó de lleno. Perder a sus seres cercanos de esa manera resultó ser una calamidad en sí misma.

¿Ya sabías que McQueen pudo haberse convertido en otra víctima del culto Manson?