Experto señala las razones por las que dormir del lado izquierdo es más sano para el organismo

Noticias

¿En qué posición duermes: sobre la espalda, el estómago o de lado? ¿Mantienes los brazos rectos o extendidos o levantados sobre tu cabeza?

La mayoría de nosotros tiene una posición preferida pero ¿sabías que algunas posiciones de sueño son más beneficiosas para tu salud que otras?

Si tienes problemas para quedarte dormido y despiertas sintiéndose más cansado que la noche anterior, esto podría ser una señal de que necesitas cambiar tu posición para dormir. Afortunadamente, los expertos tienen algo que aconsejarte sobre este asunto.

El Dr. John Douillard, sugiere dormir sobre tu lado izquierdo por estas razones:

Reduce la presión sobre la espina dorsal.

Dormir sobre la espalda ejercerá presión sobre las caderas y la parte superior de la espalda y mantendrá la espalda baja suspendida, lo que a la larga es dañino.

Dormir sobre el estómago hará que el cuello y la espalda baja adopten una posición dañina para la columna.

Dormir sobre tu lado izquierdo es la posición en la que se aplica menos tensión sobre la columna vertebral, y además garantiza que los pulmones estarán recibiendo flujo de aire óptimo.

lenetstan / Shutterstock.com

Ayuda a la digestión.

Según Douillard, la velocidad con la que se digiere el alimento depende de la posición en que se encuentre. Debido a la forma de nuestros intestinos, los alimentos viajan desde el intestino delgado hasta el intestino grueso y luego hacia el colon más rápido cuando estamos acostados sobre el lado izquierdo.

Es bueno para el sistema linfático.

Douillard explica que la mayor parte del sistema linfático está en el lado izquierdo del cuerpo, y ese es el lado donde la congestión linfática ocurre con mayor frecuencia. Dormir en su lado izquierdo asegurará que la gravedad ayude con el drenaje linfático natural.

Ya lo sabes entonces: esta noche haz el esfuerzo e intenta dormir de tu lado izquierdo. ¡Tu organismo te lo agradecerá!

Fuente: Home.RemedyDaily


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.

Recomendamos