RESRVE

8 síntomas de la sepsis y cómo saber quién tiene riesgo de padecer esta condición

Date April 6, 2018 10:00

La sepsis se podría definir como una reacción extrema del cuerpo a una infección. Si a esta condición no se le trata de inmediato, puede causar un choque séptico y podría causar la muerte. La sepsis puede ser a causa de una infección, comúnmente por una apendicitis, infección renal, neumonía o infección en la piel.

Esta condición es más común de lo que se piensa. Solo en Estados Unidos, se ven afectados por la sepsis 1 millón de personas anualmente. El 15 o el 30% de esos pacientes no sobrevive. Para poder reconocer cuándo se tiene esta condición y poder tratarla a tiempo, tenemos que aprendernos estos síntomas y señales.

1. Fiebre

Cuando tu cuerpo está luchando para eliminar una infección se aumenta la temperatura corporal para eliminar gérmenes. Por lo tanto, si tienes Sepsis, la fiebre podría ser un síntoma.

2. Baja temperatura corporal

Aunque la fiebre es el síntoma más común, también es probable que baje mucho la temperatura de quienes tienen Sepsis. Este síntoma puede ser la señal de un caso más severo.

3. Piel pálida y fría

Cuando se desarrolla una sepsis, el cuerpo tiende a enviar más cantidad de sangre a los órganos vitales como el corazón, el cerebro o los riñones para que éstos sigan funcionando. Por lo tanto, se reduce la cantidad de sangre a otras partes del cuerpo y se puede notar si la piel está pálida, fría o con manchas.

4. Poca orina

La Sepsis puede causar la deshidratación, por lo que la frecuencia y la cantidad de orina se reduce.

Quizá te interese: Mira tu pañuelo cuando estornudes, el color de tus mocos dice mucho sobre tu salud

5. Mayor ritmo cardíaco

Si tienes una infección y sientes que el corazón se te va a salir del pecho, es probable que tengas sepsis. Al tener esta condición, tu corazón tiene que trabajar de más para enviar sangre a los órganos y tejidos afectados. Si tu ritmo cardíaco es mayor a 90 latidos por segundo, hay un problema.

6. Disnea

La sepsis puede generar que sientas que te falta el aire y llegues a 20 respiraciones por minuto. Cuando la infección empeora, tu cuerpo empieza a necesitar más oxígeno, por lo que se acelera tu respiración.

7. Estado de consciencia alterado

Puedes llegar a sentirte desorientado, confundido, un poco mareado o aturdido si tienes una sepsis. Estos síntomas empeoran en las personas que están a punto de tener un choque séptico. También es posible la pérdida de la consciencia.

8. Dolor y debilidad

Es probable que sientas dolor en el lugar de la infección o en todo tu cuerpo. Si sientes dolor y tus músculos están débiles, podría ser una sepsis.

¿Quiénes tienen mayor riesgo de una sepsis?

Todas las personas que tengan alguna infección podrían tener el riesgo de una sepsis, pero algunos grupos de personas están más propensos a desarrollarla. Ese grupo es el siguiente:

-Niños.

-Adultos mayores de 65 años.

-Pacientes en cuidados intensivos.

-Personas con condiciones de salud crónicas, como diabetes o enfermedades renales.

-Personas con un sistema inmonológico débil: personas con VIH/SIDA o personas en proceso de quimioterapia.

¿Hay alguna forma de evitar la sepsis?

No siempre se puede prevenir una sepsis, pero se pueden bajar los riesgos con algunas recomendaciones, evitando infecciones o tratándolas a tiempo. Algunas recomendaciones son:

-Pregúntale a tu doctor si necesitas alguna vacuna.

-Si te cortas o tienes alguna otra herida de piel abierta, mantén la herida limpia y observa si hay alguna infección.

-Si tienes alguna señal de infección y no ves mejoría, busca tratamiento de inmediato.

-Lava tus manos con regularidad y no toques tu rostro sin haber lavado tus manos.

La sepsis es una condición de vida o muerte. Si llegas a reconocer algunos de estos síntomas en ti o en alguien que conoces, vayan de inmediato a emergencias y consigan ayuda médica. De esto dependerá que el paciente mejore su salud.

Fuente: Sepsis Alliance, HealthLine, CDC, Women's Health Magazine

Quizá te interese: Los ojos pueden decir mucho sobra la salud del cuerpo, sólo hay que saber cómo interpretarlos


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.