VIDA REAL

Los perros que se quedan ciegos también pueden ser felices: Formas de ayudarlos a enfrentar su nueva vida

Date February 21, 2018 10:29

Al igual que los humanos, los perritos pueden perder la vista cuando van envejeciendo o como resultado de diversas enfermedades. Aunque este proceso suele ser gradual, también puede ocurrir de repente, y nuestra mascota queda muy vulnerable y necesitada de atención.

A medida que los perros envejecen, tienden a desarrollar miopía. Esta condición hace que les sea difícil distinguir cosas a más de 3 metros. Sin embargo, también hay otras enfermedades subyacentes que pueden ser las responsables del deterioro de su visión.

1. Catarata.

La catarata se caracteriza por la formación de nubes en un ojo, o en ambos, y puede causar la pérdida total de la visión. La malnutrición, las lesiones oculares y la diabetes aumentan el riesgo de desarrollar este padecimiento. Aunque hoy en día la cirugía es una de las vías más efectivas para curar a nuestras mascotas, no todos los casos son operables.

2. Síndrome del ojo seco.

El síndrome del ojo seco ocurre cuando la membrana lagrimal, que está dentro del ojo, se daña por una infección o un defecto genético. Algunas razas son más propensas a este síndrome, como los bulldogs, los cocker spaniel y los shih tzu.

3. Entropión.

Entropión es el término médico para la condición que provoca que un borde de los párpados se invierta hacia adentro, irritando la córnea. En los perros casi siempre ocurre por causas genéticas y debe ser tratada durante sus primeros seis meses de vida. No tratar la enfermedad puede tener consecuencias graves para el perrito, incluso la extirpación quirúrgica su ojo.

4. Glaucoma.

Esta enfermedad se caracteriza por el incremento de la presión intraocular, como resultado de la acumulación de líquidos. El glaucoma puede ser muy doloroso y los dueños de perros deben tomarlo en serio. Las cirugías oculares previas, los traumas y un tumor, pueden ser los detonantes del glaucoma.

5. Úlceras en la córnea.

Las úlceras de la córnea casi siempre se forman como resultado de arañazos o lesiones en el ojo. Son comunes en perros y en gatos, y pueden provocar ceguera, especialmente si se infectan.

6. Atrofia progresiva de la retina —PRA—.

PRA es el nombre que se usa para designar un conjunto de trastornos genéticos degenerativos de la retina, que son responsables de la pérdida gradual de la visión. No existe un tratamiento para esta condición, por lo que es mejor hacer exámenes a nuestra mascota, para saber si la padece.

¿Cómo reconocer la pérdida de visión en los perros?

Saber cómo reconocer si su perro está perdiendo la vista es esencial, ya que ciertas condiciones requieren de un tratamiento rápido para eliminarse exitosamente. Es importante tomar en cuenta los cambios en su comportamiento, así como las diferencias físicas que pueden existir en sus ojos. Entre los aspectos que no debemos obviar se encuentran:

-El perro choca contra muebles u otros objetos del hogar;

-torpeza general;

-mala visión nocturna;

-dificultades para ubicar sus juguetes o para atraparlos cuando se los lanza;

-es muy precavido en su andar —es alarmante si anteriormente no lo hacía—;

-camina con el hocico bajo, mirando hacia el suelo;

-letargo y falta de voluntad para moverse;

-tiene episodios de confusión y desorientación;

-vulnerabilidad general, depresión y debilidad aparente —estos podrían ser signos de que padece la enfermedad de Cushing—;

-ojos nublados;

-enrojecimiento en los ojos;

-pupila dilatada;

-ojos excesivamente llorosos;

-sombras de blanco y azul en los ojos.

QUIZÁ TE INTERESE: Hay programas de televisión exclusivos para perros y no es absurdo, ellos de verdad perciben lo que hay en pantalla

¿Cómo ayudar a tu perrito?

Perder la visión es estresante para un perro, por lo cual requerirá de todo tu amor y paciencia. Sin embargo, a pesar de que a veces parecen nerviosos o asustados, tú los puedes ayudar a vivir felices con algunos ajustes. Existen algunas formas de crear ambientes más relajantes para la mascota y eso lo ayudará a tener un mayor confort y seguridad.

1. Usa voces de mando verbales en lugar de señales manuales.

En caso de que estés acostumbrado a usar señales de mano junto con tu voz, si tu perro padece ceguera, lo mejor será enfatizar la parte verbal de la orden. Poco a poco ve excluyendo el gesto de la mano, hasta que el perro aprenda a seguir la voz solamente.

2. Entrenamiento Clicker.

Otra forma de ayudar a tu perro a incorporar el sonido en su entrenamiento es usar clicker. Cada vez que el perro sigue con una voz de mando, debes hacer click con el aparato, de modo que la mascota puede establecer la conexión que existe entre las dos formas.

3. Crea un ambiente seguro para tu perro.

Es importante que las habitaciones de la casa estén lo suficientemente despejadas, como para que el perrito no se lastime. Además, deberás cerrar las áreas peligrosas, como piscinas o sótanos y mantener los objetos de él siempre en el mismo lugar —su plato de comer, juguetes y golosinas—, así podrá olfatearlos y no dependerá de la vista.

4. Enséñalo a confiar en sus otros sentidos.

Como ya debes saber, los perros tienen un poderoso sentido del olfato, y hay maneras de enseñarles a confiar en su hocico y no solo en los ojos. Puedes comprarle al can juguetes perfumados en la tienda de mascotas o enseñarle a jugar olfateando el objeto.

Como puedes ver, esta discapacidad en los perritos puede cambiarles totalmente el estilo de vida que solían llevar, tú, la familia y el perrito. Por eso, es importante que todos actúen en consecuencia con ello, y lo ayuden a tener una buena calidad de vida. ¡Ser responsables con nuestras mascotas es muy reconfortante!

Fuente: PetsLady, PetWave, VetInfo, CesarsWay

QUIZÁ TE INTERESE:

Hospital rescata perros inválidos de la calle y les devuelve la posibilidad de caminar

¿Cuánto tiempo es seguro dejar solos a los perros en casa? Una entrenadora tiene la respuesta


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.