PSICOLOGÍA

7 sencillos consejos para reducir el dolor de espalda, sin tener que salir de casa

Fecha 24 de enero de 2018

El dolor de espalda puede interferir con tus planes del día. De acuerdo con un estudio, un 84% de población mundial ha sentido dolor lumbar alguna vez en su vida. Las causas de esta dolencia pueden ser muy diversas. Entre ellas se pueden encontrar: una mala postura, artritis, una lesión, entre otras.

En este sentido, el dolor de espalda no siempre se pueda ignorar o se logra resolver por sí solo. Por ello, hay varias maneras de tratar esta dolencia en casa. Estos 7 consejos son bastante variados y te ayudaran a combatir este mal.

1. Terapia de calor y frío.

Durante los dos primeros días después de que comience el dolor, aplica una bolsa de hielo o una bolsa de guisantes congelados envueltos en una toalla en el área afectada en sesiones de 20 minutos. Este método ayudará a reducir la inflamación. Después de los dos primeros días, usa una almohadilla térmica para alternar con calor. Hazlo igualmente por 20 minutos como lo hiciste con la bolsa fría.

2. Ve por un masaje.

Los masajes de espalda a menudo se usan para aliviar el dolor. Los aceites y ungüentos son excelentes porque pueden amplificar aún más el efecto reparador del masaje. Lo mejor es que vayas un terapeuta o masajista certificado; dado que, en ocasiones, al pedir el favor a tu pareja o un familiar que no sabe del tema puede empeorar la situación.

3. Toma un analgésico.

Si tu dolor de espalda es tal que te distrae del trabajo u otras actividades, puedes tomar un analgésico de venta libre, como ibuprofeno u otro. No obstante, debes revisar cuidadosamente las instrucciones para el uso de estos medicamentos, ya que no están destinados para una ingesta a largo plazo. Si no estás seguro sobre qué medicamento tomar para el dolor, consulta un médico.

4. Prueba la acupuntura.

La acupuntura ha ganado reconocimiento en los círculos científicos al ser un tratamiento complementario eficaz para el dolor de espalda y otras dolencias. Si estás dispuesto a probar la acupuntura, ve a un profesional certificado.

Quizá te interese: 7 Diferentes estiramientos para aliviar el dolor de espalda en solo 7 minutos

5. Presta atención a tu postura cuando te sientes.

El dolor de espalda es un problema común para las personas que se sientan en escritorios al trabajar. Mantén la espalda recta cuando estés sentado y haz algunos ajustes en tu lugar de trabajo si no estás cómodo. También debes levantarte y caminar durante un par de minutos, o hacer estiramientos después de cada 20-30 minutos de permanecer sentado.

6. Haz ejercicio.

Ejercicios como estirarse, caminar, nadar y andar en bicicleta pueden ayudar a aliviar el dolor de espalda, y el ejercicio regular puede ayudar a evitar que regrese. Evita entrenamientos intensos y levantar objetos pesados ​​mientras tu espalda está sentida. Caso contrario, deja de hacer ejercicio por un tiempo si tu dolor de espalda empeora durante o después de la actividad física.

7. Ponte zapatos cómodos.

Caminar con tacones altos cuando te duele la espalda es de las peores cosas que puedes hacer. Ponte zapatos planos o tacones bajo. Lo mejor que puedes hacer es usar calzado deportivo hasta que te recuperes. También puedes probar plantillas ortopédicas para caminar más cómodamente.

Complicaciones.

Por útiles que puedan ser estos consejos, debes consultar a un médico si se presentan complicaciones de este tipo:

-Si el dolor no disminuye en unos pocos días;

-si el dolor empeora;

-si el dolor no desaparece cuando estás descansando;

-si el dolor está acompañado de hormigueo y entumecimiento en las extremidades;

-si también sientes dolor abdominal.

En definitiva, el dolor lumbar o de espalda es un mal que muy seguramente sentiremos en algún momento de nuestras vidas. Por ello, debemos estar preparados para cuando llegue y tomar las medidas correspondientes para eliminarlo y que no pase a mayores.

Fuente: WebMD, HealthLine, Prevention

Quizá te interese: Desaparece tu dolor de espalda con estos 5 ejercicios tan fáciles como efectivos


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.