ANIMALES

Cuando esta cachorra de tigre fue rescatada, además de un nuevo hogar, encontró al amor de su vida

Date January 19, 2018 10:42

En el mundo, todavía quedan muchos circos que utilizan animales en sus funciones, y lo peor, muchos de estos los maltratan sistemáticamente. Hay muchos países en los que este tipo de circos han sido ya prohibidos, pero aún existen muchos que trafican y maltratan animales solamente para el entretenimiento y el provecho económico. Esta situación fue la que tuvo que vivir la pequeña Aasha, una tigresa de bengala de apenas 7 meses. Ella es la triste prueba de que las condiciones de los animales en los circos requiere más control y supervisión gubernamental.

Aasha: un dramático rescate y una dura recuperación

La pequeña Aasha fue descubierta por Vicky Keahey, la fundadora de In-Sync Exotics Wildlife Rescue and Educational Center (traducido como Centro de Rescate de Vida Silvestre y Educacional In-Sync) en Texas, Estados Unidos. Cuando la encontraron, pesaba apenas 15 kilogramos cuando debía pesar más de 60 y tenía grandes pedazos de pelaje faltantes y heridas por todo el cuerpo.

La recuperación de Aasha incluyó muchas medicinas, baños especiales y cariño de parte de sus cuidadores dos veces por día. Vicky Keahey, la coordinadora de toda su recuperación condujo un arduo proceso de largas semanas hasta que se comenzaran a ver los cambios en Aasha.

Lógicamente, fue muy difícil acostumbrar a una tigresa, aún siendo cachorra, a someterse a los cuidados de personas y baños medicados. Aunque al final la cachorra comenzó a tomar confianza con sus cuidadores y la mejoría en su condición tomó un ritmo más acelerado.

Al cabo de 8 meses, Aasha era toda un hermosa ejemplar de tigre de bengala.

Y hasta encontró al amor de su vida

Vicky estuvo siempre segura de que el amor sería la clave para recuperar a Aasha, por ello le presentaron al galán "Smuggler", un tigre más grande que ella.

QUIZÁ TE INTERESE: Hay una nueva tendencia: helados especiales para perros que pueden consumir sin riesgos

Instantáneamente se convirtieron en grandes amigos y se la pasaban jugando. Desde entonces comparten el mismo recinto y Aasha es cada vez una tigresa más amada y saludable.

Y aunque se la pasan jugando, muchas veces están un poco más "acaramelados".

El problema con los tigres en cautiverio

De acuerdo a los más recientes censos, se estima que hay cerca de 10 mil tigres en cautiverio a nivel mundial, principalmente en zoológicos, parques, en circos y hasta de mascotas.

Pero afortunadamente, la crueldad animal finalmente está siendo tomada en cuenta por las autoridades como un punto a eliminar y más países comienzan a unirse en la creación de leyes en su contra.

La historia de Aasha es un gran ejemplo de que con el trato adecuado, todo animal puede ser rehabilitado para ser llevado a una vida mejor y de ser posible, incluso reproducirlos para aumentar su especie.

Esperamos que su historia siga siendo un ejemplo. ¡Gracias Aasha y gracias Vicky!

Fuente: Tigers in America

QUIZÁ TE INTERESE: Ella se llama Yana, y es la famosa gatita de Instagram que tiene “dos caras” (Fotos)