Prestar atención a estas 9 señales del cuerpo puede evitar el diagnóstico tardío de los linfomas

Estilo de vida y tendencias

December 27, 2017 15:51 By Fabiosa

El linfoma es un tipo de cáncer bastante común. Según el Instituto Nacional del Cáncer, aproximadamente el 2,1 por ciento de las personas contraen linfoma que no es Hodgkin en algún momento de sus vidas —el linfoma de Hodgkin es menos común—. Una de sus principales dificultades es que el diagnóstico casi siempre ocurre en etapas avanzadas de la enfermedad, pues sus signos o síntomas generalmente son poco perceptibles.

Otra cuestión que dificulta su correcto diagnóstico es que la sintomatología que ocasiona se superpone con la de otras afecciones menos serias. Sin embargo, hay algunos signos que a menudo están presentes desde las primeras etapas de la enfermedad y a continuación los compartimos.

1. Cansancio.

Todos los tipos de cáncer afectan la energía de nuestro cuerpo. Cuando no logramos superar la sensación de cansancio extremo y la debilidad luego de dormir o descansar, podemos estar ante un signo de linfoma.

2. Ganglios linfáticos inflamados.

Éste es el síntoma más común de la enfermedad. Aunque generalmente los ganglios linfáticos no provocan dolor al estar inflamados, podemos detectarlos por su visibilidad —sobre todo en el área del cuello, las axilas, la ingle y por encima de la clavícula—.

3. Pérdida de peso.

Cuando no hemos realizado cambios en nuestros hábitos alimenticios, así como tampoco en la cantidad de ejercicios, bajar de peso puede ser una señal de linfoma. Esta enfermedad también puede causar la pérdida repentina de apetito.

QUIZÁ TE INTERESE: El cáncer de páncreas puede ser letal si se detecta tarde, por eso se deben conocer sus síntomas

4. Cambios en la temperatura corporal.

Cuando experimentamos una fiebre persistente, que además causa escalofríos, y no ocurre debido a un proceso infeccioso, podemos estar padeciendo de linfomas.

5. Sudoraciones repentinas.

Este síntoma generalmente se hace evidente durante las noches. A veces las sudoraciones son tan intensas que interrumpen el sueño. No obstante, también puede tener manifestaciones durante el día.

6. Picazón en la piel.

Cuando se trata de un síntoma de linfomas, generalmente la picazón en la piel puede no presentarse con erupción —aunque podría ocurrir—. Si bien este signo podría reflejarse por otras enfermedades, en este caso la picazón no se alivia, sólo desaparece solo por un corto tiempo —al aplicar una crema o una pomada en el área que nos pica—.

7. Síntomas del cerebro.

Los linfomas en el cerebro pueden causar síntomas que incluyen dolor de cabeza, problemas para pensar, problemas de visión y, a veces, convulsiones.

8. Síntomas del pecho.

Si esta enfermedad afecta el pecho, pueden presentarse síntomas como dolor y presión en el pecho, tos y dificultad para respirar.

9. Síntomas abdominales.

Si el linfoma afecta el abdomen, puede causar síntomas como hinchazón, dolor, presión en el abdomen y diarrea.

Los linfomas pueden causar diferentes síntomas en las personas, dependiendo de su ubicación en el cuerpo. Ante la presencia de cualquiera de los signos descritos anteriormente, es una buena decisión pedir una cita con nuestro médico. Puede que no sea un linfoma, pero tener la seguridad de que estamos saludables es primordial.

Fuentes: Lymphoma Canada, American Cancer Society, LymphomaInfo.net, ActiveBeat

QUIZÁ TE INTERESE:

Éstas son las señales de alarma del cuerpo que indican el padecimiento de cáncer de médula ósea

Los moretones que aparecen “de la nada” en el cuerpo pueden ser una señal de alerta


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.