Efectos nocivos de la inflamación crónica causada por comer demasiada azúcar y consejos para evitarla

Animales

December 7, 2017 17:35 By Fabiosa

La inflamación ayuda a tu cuerpo a combatir las infecciones. También ocurre en respuesta a la exposición a alérgenos, cuando el sistema inmune percibe una sustancia inocua como un agente dañino. Pero cuando la inflamación es crónica, puede dañar el corazón, el cerebro y otros órganos y contribuir a enfermedades graves, como diabetes, enfermedades cardíacas, enfermedades inflamatorias del intestino, artritis e incluso cáncer.

La comida que ingieres influye en los niveles de inflamación en tu cuerpo. El azúcar procesado y los alimentos que lo contienen son uno de los factores que contribuyen significativamente a la inflamación crónica.

La influencia del azúcar en tu salud.

Según la Organización Mundial de la Salud, debes consumir no más de 6 cucharaditas de azúcar agregada diariamente. Desafortunadamente, un estadounidense promedio come mucho más que eso, para gran consternación de los médicos.

Comer demasiada azúcar y carbohidratos refinados produce los siguientes cambios que son un signo de inflamación:

  • aumento de la producción de productos finales de glicación avanzada (AGEs), compuestos dañinos que se forman cuando el azúcar se une con la grasa o la proteína;
  • mayor permeabilidad intestinal, lo que facilita la entrada de bacterias, toxinas y partículas de alimentos no digeridos en el torrente sanguíneo;
  • aumento del colesterol LDL, que comúnmente se conoce como colesterol "malo" y aumento de los niveles de proteína C-reactiva;
  • aumento de peso asociado con la resistencia a la insulina.

Los investigadores creen que la inflamación causada por un exceso de azúcar y carbohidratos refinados en su dieta puede contribuir a lo siguiente:

  • varios tipos de cáncer, como el cáncer de colon;
  • enfermedad cardiovascular;
  • disminución de la sensibilidad a la insulina, lo que finalmente conduce a la diabetes tipo 2;
  • obesidad;
  • otros problemas de salud, incluyendo enfermedad de hígado graso, artritis, enfermedad inflamatoria del intestino y deterioro cognitivo.

Quizá te interese: 5 probables causas para la inflamación del vientre y sus posibles soluciones

Reducir el riesgo de padecer inflamación crónica.

Los cambios en la dieta y la adopción de hábitos saludables son necesarios para reducir la inflamación en tu cuerpo. Prueba lo siguiente:

  1. Evita alimentos y bebidas con alto contenido de azúcar, como refrescos, bebidas energéticas, dulces y pasteles, galletas y pasteles de producción comercial.
  2. Limita los carbohidratos refinados, como el pan blanco y otros alimentos hechos con harina blanca.
  3. Agrega más frutas y bayas frescas a tu dieta, ya que el azúcar natural en ellas no se ha relacionado con la inflamación.
  4. Come más verduras con propiedades antiinflamatorias, como brócoli, coliflor, coles moradas y rábanos rojos.
  5. Evita las grasas trans (que se encuentran en la mayoría de los alimentos procesados) y limita las grasas saturadas (que se encuentran en la carne roja y la leche entera y los productos lácteos).
  6. Come más alimentos ricos en omega-3, como pescado graso (por ejemplo, salmón, sardinas y atún), aceite de linaza, aceite de oliva y nueces.
  7. Manténteme físicamente activo.
  8. Reduce tus niveles de estrés.

En resumen, se ha demostrado que el azúcar agregado y los carbohidratos refinados tienen un efecto negativo significativo en la salud. Comemos tales alimentos que nos gustan y no pensamos mucho en el hecho de que no tienen ningún valor para nuestra salud y es difícil evitarlos por completo. Si bien en ocasiones puedes regalarte una lata de refresco o un pedazo de pastel, estos alimentos no son aptos para el consumo diario.

Fuente: Fuente: Fuentes: HealthLine, CNN, LiveStrong, GoodFoodEating

Quizá te interese: La pancreatitis o inflamación del páncreas: síntomas, causas y posibles complicaciones de esta enfermedad


Es importante aclarar que toda la información contenida en Fabiosa Español tiene un fin informativo exclusivamente, y que en ningún momento debe ser considerada como asesoramiento, diagnóstico o tratamiento médico profesional. Nunca deje de buscar asesoramiento médico, no ignore el consejo médico, ni demore en buscar asistencia médica por algo que haya leído en este Sitio.