ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

9 Factores de riesgo que aumentan las probabilidades de sufrir la enfermedad arterial coronaria

Fecha 29 de noviembre de 2017

Existen muchos factores de riesgo asociados a la enfermedad arterial coronaria y al ataque cardíaco. Algunos de ellos, como la edad o los antecedentes familiares, no se pueden controlar. Sin embargo, hay otros, como la inactividad física o la presión arterial alta, que se pueden manejar para prevenir el padecimiento de esta enfermedad cardíaca. Solo se trata de asumir algunos tratamientos y de cambiar nuestro estilo de vida.

Según la Asociación Estadounidense del Corazón, estos son los principales factores que ponen en riesgo a las personas de padecer enfermedad arterial coronaria.

1. La inactividad física.

La Organización Mundial de la Salud afirma que más del 60% de la población mundial no es lo suficientemente activa. Sin embargo, la actividad física puede protegernos de diversos problemas de salud, incluidas las diferentes formas de enfermedad cardiovascular. Según algunas investigaciones, hacer más de 150 minutos de actividad física moderada, cada semana, reduce nuestro riesgo de sufrir enfermedad coronaria en un 30% aproximadamente.

2. La edad.

Como bien comentábamos al inicio, existen algunas condicionantes de esta enfermedad que no podemos manejar y ese es el caso de la edad. Nuestro envejecimiento nos pone en riesgo de padecer alguna enfermedad cardiovascular. De hecho, la probabilidad de experimentar apoplejía se duplica cada diez años, después de haber cumplido los 55 años.

3. La edad y el sexo.

Nuestro sexo, vinculado a la edad, hace que existan poblaciones más vulnerables a padecer la enfermedad arterial coronaria. Los hombres están expuestos a un mayor riesgo que las mujeres, cuando se encuentran en el grupo de edad previo al de la premenopausia. Sin embargo, después de la menopausia, el riesgo de una mujer es similar al de un hombre. Además, los hombres tienen ataques al corazón más temprano en la vida.

4. El historial familiar de enfermedades cardíacas.

Las personas que tienen parientes cercanos que han padecido enfermedades del corazón corren un mayor riesgo de desarrollarlas también. Por ejemplo, si nuestros dos padres han estado enfermos del corazón, antes de los 55 años, el riesgo que tenemos de sufrir esta afección puede aumentar al 50% en comparación con otras personas.

QUIZÁ TE INTERESE: ¿Quieres prevenir las enfermedades cardíacas? Adopta estos hábitos y protege a tu corazón

5. Origen étnico.

Las personas asiáticas y africanas tienen mayores probabilidades de padecer enfermedades cardíacas. Si bien inicialmente se consideraba que esta vulnerabilidad mayor se debía a los hábitos de vida y a cuestiones ambientales de las personas originarias de estas regiones, ya está demostrado que las diferencias genéticas también influyen. De hecho, las personas con descendencia asiática tienen vasos sanguíneos más pequeños.

6. El nivel de colesterol alto.

Las probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares aumentan cuando aumenta el nivel de colesterol. La recomendación general de los médicos son los valores por debajo de los 200 mg/dl. El colesterol bueno (HDL) debe ser superior a 40 mg/dl para los hombres y superior a 50 mg/dl para las mujeres. El colesterol malo (LDL) debe ser inferior a 130 mg/dl. Una dieta saludable y ciertos medicamentos pueden ayudar a controlar su nivel de colesterol.

7. La obesidad.

Las personas que tienen un exceso de grasa corporal (especialmente si está alojada alrededor de la cintura) tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca y padecer derrame cerebral, incluso si no tienen otros factores de riesgo. Aunque aún no ha suficiente investigación que confirme las causas de esta cuestión, sí se ha demostrado que al perder grasa abdominal muchos pacientes logran equilibrar sus niveles de colesterol, presión arterial y diabetes.

8. La presión arterial alta.

La presión arterial alta hace que nuestro corazón tenga que esforzarse más de lo habitual, pues será necesario que el ventrículo izquierdo trabaje más para bombear la sangre que debe llegar a la aorta. Cuando ésto ocurre frecuentemente el corazón se engrosa y se vuelve más rígido.

La hipertensión no controlada aumenta nuestro riesgo de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, insuficiencia renal e insuficiencia cardíaca. Si, además, la presión arterial alta está acompañada de obesidad, niveles altos de colesterol o diabetes, las probabilidades de un ataque cardíaco son mucho mayores.

9. La diabetes.

La diabetes aumenta significativamente el riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular. Cuando los niveles elevados de azúcar en la sangre no son controlados, causan daño a los vasos sanguíneos, lo que los hace más vulnerables a la hipertensión y la aterosclerosis. Según los estudios médicos, las personas con diabetes tienen entre dos y tres veces más riesgo de insuficiencia cardíaca que las personas sin diabetes.

Como podemos ver, existen diversos factores que nos ponen en peligro de padecer la enfermedad arterial coronaria. Sin embargo, algunos de ellos podemos controlarlos. Lo importante es estar siempre alertas, mantener el contacto con nuestro médico y llevar un estilo de vida sano.

Fuentes: WebMD, World Heart Federation, Health

QUIZÁ TE INTERESE:

Integra estos alimentos alcalinos a tu dieta y aléjate del cáncer y las enfermedades cardíacas

Estudios recientes indican que la salud de los dientes está relacionada con las enfermedades del corazón


Es importante aclarar que toda la información contenida en Fabiosa Español tiene un fin informativo exclusivamente, y que en ningún momento debe ser considerada como asesoramiento, diagnóstico o tratamiento médico profesional. Nunca deje de buscar asesoramiento médico, no ignore el consejo médico, ni demore en buscar asistencia médica por algo que haya leído en este sitio.