Intolerancia a la lactosa: síntomas, diagnóstico y cómo manejar esta condición

Inspiración

November 18, 2017 00:22 By Fabiosa

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

Tener intolerancia a la lactosa significa que no se puede digerir correctamente a esta sustancia, un tipo de azúcar natural que se encuentra en la leche y sus derivados. Si sufres de esta intolerancia, tu intestino delgado no es capaz de producir la cantidad suficiente de la enzima lactasa, la encargada de digerir la lactosa. Cuando la lactosa sin digerir entra al colon, produce varios síntomas desagradables.

La intolerancia a la lactosa no es lo mismo que la alergia la leche. La primera es un trastorno digestivo que aún aquellos que lo sufren pueden consumir leche y sus derivados en pocas cantidades o versiones deslactosadas de los mismos. Pero en aquellos alérgicos a la leche, las proteínas lácteas generan una respuesta inmunológica que se manifiesta en síntomas como alergia, picazón y hasta un potencial choque anafiláctico.

¿Cuáles son los síntomas de la intolerancia a la lactosa?

Estos síntomas varían en su severidad de acuerdo a la cantidad de lactasa que cada organismo sea capaz de producir. Duran entre 30 minutos y 2 horas después de que se ingiere el alimento lácteo. Algunos de los síntomas son:

- Flatulencias;

- hinchazón abdominal;

- crujidos en el estómago;

- náuseas;

- diarrea;

- dolor o calambres abdominales.

Quizá te interese: Atentos: esta información podría salvar nuestras vidas si padecemos alguna alergia

Algunos intolerantes a la lactosa consiguen conseguir pocas cantidades de leche sin problemas. Hay quienes pueden añadir un poco de leche a sus cafés sin sufrir ninguna consecuencia. Todo depende de la severidad de la intolerancia.

¿Cómo se diagnostica?

Si sospechas ser intolerante a la lactosa, elimina los alimentos con leche de tus comidas para comprobar si tu salud digestiva mejora de alguna forma.

Si vas a un médico, este te diagnosticará de acuerdo a tu historial familiar, síntomas y exámenes y tests específicos para este problema.

Si recibes el diagnóstico de intolerancia a la lactosa, un nutricionista puede ayudarte a crear un plan para mantener una buena nutrición.

¿Cómo se trata esta intolerancia?

Lo importante es limitar el consumo de leche y sus derivados. Es importante leer con atención las etiquetas de los medicamentos antes de consumirlos. También, se pueden conseguir alternativas sin lactosa de la leche y otros productos; hay bebidas similares a la leche basadas en soya, almendras o cocos que no tienen lactosa.

Existen también unas tabletas de lactasa que pueden ser utilizadas antes de comer lácteos para evitar los síntomas. Sin embargo, estas están contraindicadas para niños y mujeres embarazadas o lactantes.

La leche y sus derivados son una fuente importante de calcio y vitamina D, por ello, si se deja de consumir leche será necesario tomar suplementos de estos nutrientes esenciales.

Otros alimentos ricos en vitamina D son el salmón, el atún y los huevos. Muchos cereales comerciales vienen también fortificados con esta vitamina D.

Buenas fuentes de calcio son el pescado, las espinacas, el brócoli y las almendras.

Fuentes: NIDDK, NHS UK, WebMD

Quizá te interese: 8 mitos sobre el jugo que pueden dañar la salud si se siguen creyendo


Es importante aclarar que toda la información contenida en Fabiosa Español tiene un fin informativo exclusivamente, y que en ningún momento debe ser considerada como asesoramiento, diagnóstico o tratamiento médico profesional. Nunca deje de buscar asesoramiento médico, no ignore el consejo médico, ni demore en buscar asistencia médica por algo que haya leído en este sitio.