El dolor pélvico crónico: síntomas que no se deben obviar y causas más frecuentes de este malestar

Inspiración

October 27, 2017 17:04 By Fabiosa

Es bastante habitual que las mujeres padezcan de dolor pélvico, sobre todo las que se encuentran en edad reproductiva. Sin embargo, en algunos casos este malestar se convierte en algo recurrente o crónico.

El dolor pélvico crónico generalmente se presenta como un síntoma asociado a otro padecimiento o condición de nuestra salud, y también puede tratarse de una afección. En cualquiera de los casos, es necesario descubrir el padecimiento de base, para indicar tratamientos que eliminen este terrible malestar.

Los síntomas que no debes obviar del dolor pélvico crónico son:

  • Dolor pélvico intenso y constante.
  • Dolor pélvico frecuente.
  • Dolor pélvico intermitente.
  • Presión o peso en la zona profunda de la pelvis.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Dolor en la zona pélvica durante la micción.
  • Dolor pélvico cuando permaneces sentada durante mucho tiempo.

Ahora bien, las causas más comunes en el diagnóstico del dolor pélvico crónico son:

1. Endometriosis

La endometriosis es una de las causas más frecuentes del dolor pélvico crónico. Este padecimiento consiste en el crecimiento de tejido de recubrimiento del útero fuera de éste. El proceso normal de este tipo de tejidos es engrosarse, romperse y sangrar en concordancia con el ciclo menstrual. Sin embargo, como este tejido se encuentra fuera del útero no se puede expulsar a través de la vagina. Esto provoca quistes y adherencias en el abdomen.

2. Cistitis intersticial

La cistitis intersticial, también llamada síndrome de la vejiga dolorosa, es una condición que provoca la inflamación de la vejiga, sin la existencia de infecciones y una necesidad frecuente de orinar. Generalmente el dolor pélvico desaparece luego de la micción, aunque vuelve de manera intermitente.

Quizá te interese: El 70% de las mujeres está en riesgo de padecer fibromas uterinos. Esta información podría marcar la diferencia

3. Enfermedad pélvica inflamatoria

Esta es una enfermedad que aparece por una infección bacteriana, generalmente cuando se arrastran bacterias desde la vagina y el cuello uterino hasta el útero o los ovarios. La clamidia y gonorrea transmitidas durante la relación sexual son las que más provocan esta enfermedad. Algunos de los síntomas, además del dolor pélvico crónico son: flujo vaginal diferente al usual, dolor al orinar, períodos dolorosos, calambres menstruales severos, dolor durante el coito, fatiga, fiebre y náuseas.

4. Síndrome de congestión pélvica

Este síndrome es similar a las várices que se presentan en las piernas, pero en este caso aparecen en la pelvis. La dilatación de los vasos sanguíneos provoca que se acumule una mayor cantidad de sangre y con ello el dolor. Aunque en algunos casos puede ser que no haya molestias, existen mujeres que describen estos malestares como dolores sordos, que empeoran cuando se sientan o paran y desaparecen cuando se acuestan.

5. Vulvodinia

Este padecimiento se refiere al dolor, ardor y picazón en la zona exterior de los genitales femeninos. Aunque todavía es un terreno poco conocido, se sabe que este padecimiento puede estar relacionado con la irritación o lesiones en los nervios de la vulva, cambios hormonales, músculos débiles en el piso pélvico, alergias a determinados químicos e incluso, puede estar asociado a factores genéticos.

6. Síndrome del intestino irritable

Los síntomas asociados a este síndrome, como el estreñimiento, la diarrea, la inflamación, las flatulencias y la incontinencia, pueden influir en el incremento del dolor y de la presión en la pelvis.

7. Fibromas uterinos

Los fibromas uterinos son tumoraciones benignas que crecen en el útero. Aunque generalmente no ocasionan fuertes dolores, sí pueden aparecer eventualmente. Otros de sus síntomas son los períodos dolorosos acompañados de calambres, presión abdominal y micción frecuente.

8. Factores psicológicos

La depresión, la ansiedad y el estrés crónico son factores que influyen sobre el dolor pélvico. Las víctimas de abuso físico o sexual también pueden desarrollar dolor pélvico crónico.

Ahora ya sabes que no debes dejar pasar por alto ninguno de los síntomas que pueden provocar la inflamación pélvica crónica. Acude al médico para obtener un tratamiento adecuado y certero, que te permita tener una mejor calidad de vida.

Si te resultó útil esta información, ¡no dejes de compartirla con familiares y amigos!

Fuentes: WebMD, Mayo Clinic, Prevention

Quizá te interese:

Cáncer vulvar: síntomas, diagnóstico e información útil para combatirlo

¿Sientes ganas de ir al baño todo el tiempo? ¡Podría ser un aviso importante sobre tu salud pélvica!


Es importante aclarar que toda la información contenida en Fabiosa Español tiene un fin informativo exclusivamente, y que en ningún momento debe ser considerada como asesoramiento, diagnóstico o tratamiento médico profesional. Nunca deje de buscar asesoramiento médico, no ignore el consejo médico, ni demore en buscar asistencia médica por algo que haya leído en este sitio.