Los probióticos pueden ser beneficiosos, pero no tanto como mucha gente piensa

Noticias

October 6, 2017 23:13 By Fabiosa

Los probióticos, o como también se les llama en otras ocasiones " bacterias buenas vivas", son microorganismos que se encuentran en el sistema digestivo, específicamente en el intestino. Generalmente se les considera beneficiosos para la salud.

Estos microorganismos se encuentran mayormente en alimentos, como el yogur o el kéfir, y también están disponibles en forma de suplementos. ¿Pero realmente son tan buenos como sus fabricantes nos quieren hacer creer? La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos no ha aprobado el uso de probióticos para tratar cualquier condición de la salud, así como tampoco ha regulado su uso como alimento.

Aunque existen diversas pruebas que han mostrado que su uso puede ser efectivo para ayudar en el tratamiento de algunas condiciones, así como para evitar los efectos secundarios de algunos tratamientos, aún no se han determinado las proporciones y tipos de probióticos que son útiles para ello.

Te recomendamos: No hay nada mejor para recuperarse después de una operación que consumir estos 5 alimentos

Existe una gran diversidad de probióticos, y todos pueden ser útiles en diferentes maneras. Los dos géneros principales de bacterias son las Bifidobacterias y los Lactobacilos o bacterias del ácido láctico. Los Lactobacilos pueden ayudar a las personas con intolerancia a la lactosa, mientras que las Bifidobacterias pueden mejorar los síntomas del Síndrome del Intestino Irritable (SII).

Existe evidencia de que los probióticos pueden ayudar a aliviar los síntomas de:

- Diarrea asociada a antibióticos.

- Diarrea infecciosa causada por virus, bacterias o parásitos.

- Intolerancia a la lactosa.

- Síndrome del Intestino Irritable.

Sin embargo, no existe evidencia concluyente para los síntomas de:

- Cólico infantil.

- Enterocolitis necrotizante (NEC) en bebés prematuros.

- Enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa.

- Eccema y fiebre del heno.

- Para estimular el sistema inmunológico.

- Para la prevención de resfriados y gripe.

- Para ciertas condiciones vaginales.

También puedes leer: 11 hábitos saludables a implementar en tu rutina para dormir como un bebé

No se automedique, consulte a su médico antes de comenzar a ingerir probióticos, él le recomendará aquellos que son más efectivos para su condición. Recuerde que los probióticos pueden ser buenos para los adultos sanos, pero pueden causar problemas para las personas con el sistema inmunológico debilitado.

Finalmente, bajo ninguna circunstancia usted debe sustituir un tratamiento prescrito por probióticos, pues no son un tratamiento en sí mismo; sólo pueden utilizarse como adición al tratamiento.

Es importante aclarar que toda la información contenida en Fabiosa Español tiene un fin informativo exclusivamente, y que en ningún momento debe ser considerada como asesoramiento, diagnóstico o tratamiento médico profesional. Nunca deje de buscar asesoramiento médico, no ignore el consejo médico, ni demore en buscar asistencia médica por algo que haya leído en este Sitio.