¿Tus talones están agrietados? ¡Con este remedio natural podrás olvidarte de ese problema!

Estilo de vida y salud

August 24, 2017 10:43 By Fabiosa

Tener los talones agrietados puede tener muchas explicaciones, pero en lo que todos estamos de acuerdo es que no se ve, ni se siente bien. La consecuencias pueden variar ligeramente dependiendo de la gravedad. Pero no te preocupes, este problema en particular tiene una solución natural para aquellos a los que no les gusta untar cremas en sus pies.

Shutterstock

Para deshacerse de la piel agrietada, en primer lugar, tienes que entender sus causas. Mientras que los talones agrietados podrían ser causados por condiciones de la piel como las infecciones fungicidas y el eczema, también pueden ser resultado de no cubrir necesidades dietéticas básicas. Una deficiencia de zinc, magnesio y omega-3 en tu dieta puede ser la verdadera causa.

También te recomendamos esto: ¿Tienes cólicos menstruales muy fuertes? Pues se acabaron con este remedio natural

Por lo tanto, nuestro primer remedio es cuidar lo que comemos. Consume alimentos que sean fuentes de zinc, magnesio y omega-3. Además, la gelatina y la vitamina C son una gran idea, ya que ayudan con la elasticidad de la piel. Finalmente, recuerda tomar más agua para una piel más saludable. Prueba estos cambios dietéticos durante un par de semanas y fíjate si ayudan. Si no, entonces deberías intentar este bálsamo especial.

Lo que necesitarás:

  • Manteca de karité ( ¼ taza)
  • Aceite de coco ( ¼ taza)
  • Miel (3 cucharadas)
  • Cápsulas de magnesio (¼ taza) en un poco de agua hirviendo.
  • Aceite esencial de orégano (10 gotas)
  • Aceite esencial de hierbabuena (10 gotas).

También puedes leer esto: ¿Te aterra la celulitis? Este remedio natural te ayudará a reducirla hasta en un 60%

Primero, vierte las cápsulas de magnesio en un recipiente pequeño y agrega agua hirviendo. Revuelve hasta que las escamas se disuelvan. Coloca el aceite de coco, la miel y la manteca de karité en un frasco, luego coloca el frasco en una olla con agua y ponla en la estufa a fuego medio. Revuelve ocasionalmente. Cuando el contenido del tarro se haya derretido, retira del fuego y déjalo enfriar. Después, transfiere la mezcla a una licuadora.

Añade lentamente tu magnesio disuelto. Continúa mezclando hasta que el magnesio se haya integrado por completo. Agrega tus aceites esenciales de orégano y hierbabuena, y después coloca toda la mezcla en el refrigerador durante 15 minutos. Puedes aplicar esta mezcla en la noche antes de acostarte. Masajea tus pies suavemente y ponte un par de calcetines antes de ir a dormir para obtener mejores resultados.

¿Lo intentaste ya?