Muchos compadecían a este pobre anciano, pero 188 millones de <span class="caps">USD</span> llegaron para callarlos a todos

Estilo de vida y tendencias

August 9, 2017 10:26 By Fabiosa

Cuando las personas veían a este pobre anciano vistiendo ropa con agujeros, se sentían muy mal por él. Sus vecinos dicen que siempre coleccionaba cupones, y cuando algo estaba en descuento, él compraba lo más que podía. Pero ellos sabían muy poco de este maravilloso hombre llamado Jack MacDonald. Jack no vivía de esa manera porque tenía que, lo hacía porque quería. De hecho, ¡era un millonario!

MacDonald hizo su fortuna trabajando por muchos años como abogado para la Administración de Veteranos, e invirtiendo en la bolsa de valores. Sin embargo, él y su familia vivían una vida modesta.


Seattle Children’s Hospital

Jack hacía lo posible por lucir pobre, en parte porque no quería ser molestado por personas que buscaban dinero” dijo su hijastra Regen Dennis al periódico The Seattle Times. “Ellos eran felices de la manera en que vivían. Estaban muy cómodos, y tenían un hermoso jardín.”


Seattle Children’s Hospital

Recomendado: Un pescador se estrelló contra su coche, pero al ver lo que había en el suelo… ¡le regaló dinero!

Luego de que la esposa de MacDonald murió, él sintió que tenía que invertir su dinero en algo que valiera la pena, así que empezó a donar a la caridad. Él pasaba mucho tiempo en el Hospital de Niños de Seattle, conociendo a los pequeños pacientes.

Yo pensaba en él como un noble gigante” contó Doug Picha, presidente de la Fundación de Niños de Seattle. “Era muy alto, muy callado, comprensivo, humilde. Nunca hubieras podido imaginar que tenía mucho dinero.”

Él se sentía muy bien acerca de lo que estaba haciendo con su dinero, y nuestra familia se siente bien acerca de lo que él estaba haciendo con su dinero,” afirmó Dennis.


 Seattle Children’s Hospital

Te puede gustar: Esta famosa actriz se convirtió en la imagen de un perfume. Pero donará TODO el dinero…

A medida de que MacDonald envejeció, su salud empezó a declinar. El hombre sorprendió a sus doctores cuando se negó a recibir tratamiento costoso. A la edad de 98 años, murió dejando 188 millones de dólares al Instituto de Investigación del Hospital de Niños de Seattle, la Escuela de Leyes de la Universidad de Washington y the Salvation Army.

Su dinero salvó a miles de niños y ayudó a que muchas personas mejoraran su vida. ¿Qué piensas de este hombre desinteresado? Déjanos saber en los comentarios.

Fuente: shareably