VIDA REAL

Esta mujer se levantó una noche para usar al retrete, pero jamás se imaginó que daría a luz allí

Date August 3, 2018 16:42

Las historias de partos improbables y en lugares no convencionales son relatados todos los días, aunque el relato de la inglesa Beth Bamford, sin duda, es una de las historias más increíbles. Luego que la joven lo relató por las redes sociales, se convirtió en noticia en muchos medios internacionales.  

Beth Bamford es la joven que se enamoró hace algún tiempo de su novio y desde entonces comenzaron una verdadera historia de amor. La joven inglesa tuvo su menstruación normalmente durante todo el periodo de gestación, razón por la cual nunca sospecho de su embarazo. Sin embargo, Beth aumentó algunas tallas, pero su aumento de peso se lo atribuyó al exceso de comida. Ni siquiera su médico personal llegó a sospechar de embarazo.

Por esta razón, el nacimiento de sus pequeñas fue una sorpresa increíble. El día que Beth se dio cuenta fue el mismo día que la joven dio a luz. La inglesa se levantó una noche para ir al retrete e inesperadamente sintió una presión, eran sus dos hijas que venían en camino y nacieron en el baño de la casa.  

Cuando Beth vio al primer bebé, que decidió llamarla Willow, la joven llamó a emergencias en busca de ayuda profesional ya que temía por la vida de sus hijas. Beth relató que el operador de emergencias le transmitió calma y le pidió que debía pujar para que saliera la placenta. 

Sorpresivamente, la petición de ”pujar” que le había indicado el operador de emergencias acabó resultando en el nacimiento de una segunda bebé, llamada Freya. 

El parto doble fue hecho en condiciones inapropiadas y sin ayuda. En un baño de la planta baja de la casa, Beth llegó a gritar socorro y tratar de llamar la atención de su novio Andy, pero él no se despertó. "No podía salir del baño porque estaba en el suelo con dos bebés", dijo Beth. 

Quizá te interese: Una mujer dio a luz en una isla remota de Brasil donde están prohibidos los partos

Imagina la sorpresa de Andy cuando se levantó y encontró a su novia con dos niñas en el suelo. 

Los paramédicos también quedaron sorprendidos, ellos le pidieron a Beth las semanas exactas de embarazo y preguntaron sobre sus cuidados prenatales. Beth dejó sin palabras a los médicos cuando les dijo: 

No sabía que estaba embarazada, o que tenía gemelos, pero nadie creyó en mí, hasta mi novio creyó que lo escondí de él. 

La vida de Beth y Andy cambió para siempre.

A pesar del susto, la joven y las recién nacidas fueron llevadas al hospital, donde los médicos las examinaron e informaron que estaban bien. Willow y Freya quedaron internadas por una semana, sólo para observación, pero luego fueron dadas de alta para ir a casa. 

Sin saber de la gestación, Beth no tuvo tiempo para organizar nada y recuerda que tomó acciones no recomendadas para mujeres embarazadas. "Levanté cosas pesadas y salí a bailar. Los médicos creían que tenía una infección viral y tomé medicamentos, nunca pasó por mi cabeza que estaba embarazada", dijo Beth. 

Afortunadamente, lo que comenzó como un desesperado momento terminó en una gran bendición. Ahora, Beth y Andy viven felices disfrutando de la paternidad de sus dos hijas y ambos aseguran que no cambiarían nada de lo ocurrido.  

¡Sin duda, las bendiciones llegan justo en el momento exacto!

Fuente: Revista Crescer, Catra Calivre

Quizá te interese: La madre más joven del mundo, que dio a luz a los 5 años, todavía esconde lo que realmente pasó