Esta abuelita que entró a la boda de su nieta vestida de hada será lo mas tierno que verás hoy

Familia y niños

August 15, 2018 18:43 By Fabiosa

No hay duda de que la entrada de los pajes es uno de los momentos más lindos de una ceremonia de boda. Espontáneos y con la inocencia de la niñez en su máximo esplendor, estos pequeñitos logran cautivar a  los invitados y, a veces, hasta se llevan muchos aplausos y risas. 

Usualmente, los novios tienen la costumbre de aprovechar a los niños de la familia para que asuman ese determinado papel, pero ese no fue el caso de la estadounidense Keely Czartorski, novia de Michael Paul. Ella invitó a alguien muy importante para que fuera su paje y dama de honor: su abuela, Dorothy Czartorski, de 87 años. 

"Ella merecía ser más que sólo una invitada", dijo Keely, que siempre fue muy cercana su abuela, aunque viven en ciudades diferentes de Estados Unidos. "Somos mejores amigas, hablamos todo el tiempo y ella es la mejor", agregó la nieta.

La novia, que vive en Michigan, recuerda con cariño las veces en las que solía visitar a su abuela en Pensilvania y era recibida por ella con "toneladas de comida italiana". Bien típico de una abuelita, ¿no?

Luego de muchos años, llegó el gran día en la vida de Keely y no pensó en nadie mejor que su experimentada amiga para que ocupase el puesto de honor. Cuando recibió la invitación, su abuela se puso tan contenta que desde ese mismo momento comenzó a buscar un vestido especial para asistir a la boda.

Si pensanste que la abuelita escogería un vestuario tradicional para la boda, te equivocaste. Prepara tus ojos porque estas apunto de ver a esta tierna damita, un tanto alocada e irreverente.

Quizá te interese: Se casaron con tanto desánimo que la llamaron 'La Boda más Triste de México'

Dorothy usó el look perfecto para asistir a una boda de cuento de hadas. Ella se robó el show y todas las miradas cuando apareció en su silla de ruedas vestida de hada madrina con varita y todo. Claramente, debido a su avanzada edad, sus piernas no le responden igual, pero indudablemente, su espíritu sigue siendo el de una joven fuerte y muy divertida. El vestido de la abuela no solo fue un éxito en el matrimonio, sino en toda la internet.

Además de la tierna abuela, otras dos tías también se disfrazaron de hadas para darle un toque mágico a la ceremonia. La idea principal de Keely era que ellas hicieran su entrada arrojando pétalos de rosa a los invitados, pero al parecer el lugar no permitía los pétalos. En vista de ello, decidieron darle el toque mágico haciendo su entrada vestidas de hadas y encongando sus varitas en los hombros de los invitados.

¿Puedes imaginar una entrada más mágica que esa?

Al respecto, la homenajeada expresó que cuando vio a su abuela entrando por el pasillo, no encontró la manera de contenerse y se le salieron las lágrimas. “¡Eso significa un mundo para mi! Estoy tan feliz de que ella formara parte de esto, fue muy especial tenerla allí”.

Después de la fiesta, la novia compartió con sus invitados los videoclips de los momentos más especiales de la boda y, como era evidente, el momento con su abuela gustó tanto que incluso fue subido a la web.

Sin duda, el vínculo que existe entre Keely y su abuela traspasa cualquier frontera, nos alegra que esta chica haya podido contar con el apoyo de su familia y de sus seres más queridos en el día más especial de su vida. Con respecto a la actuación de Dorothy, ¿cuántos de ustedes quisieran una abuelita así?

Fuente: People

Quizá te interese: 12 de los trajes de boda tradicionales más hermosos del mundo