PSICOLOGÍA

Aunque se cree que las grasas son malas, lo cierto es que hay algunas que permiten que el organismo esté sano

Date November 21, 2017 05:57

Existe una concepción errónea que hace pensar que la grasa es sinónimo de algo negativo, pero resulta que no siempre hace daño en nuestro cuerpo. Los niveles bajos de grasa pueden ser igual de perjudiciales que los niveles altos, ya que nuestro organismo necesita el porcentaje adecuado.

A continuación te explicamos los 6 tipos de grasa corporal que existen y las funciones que cumplen cada una de ellas en nuestro organismo:

1. Grasa esencial.

Como su mismo nombre lo indica, esta grasa es fundamental para la vida, pues regula la temperatura corporal, la absorción de vitaminas, la estructura celular y la producción de hormonas. Nuestro cuerpo debe tener al menos entre 10% y 13% de este tipo de grasa para gozar de una salud óptima.

2. Grasa blanca.

Este tipo de grasa obtiene su nombre por ser literalmente de color blanco. Se trata de esa grasa indeseada que se acumula en los cauchitos que se forman en el abdomen. Su función es transformar las calorías en células adiposas y por ende llenar las reservas de energía del cuerpo. Si este tipo de grasa se encuentra en exceso, puede afectar los mecanismos de saciedad del organismo y descontrolar el hambre.

Quizá te interese: 5 trucos para bajar de peso sin sufrir el efecto secundario de los “pechos caídos”

3. Grasa beige.

La grasa beige es la encargada de quemar calorías para mantener la temperatura corporal y es obtenida a partir de la grasa blanca cuando el cuerpo sufre algún tipo de alteración, por ejemplo, hacer una actividad física. De esta manera, esta grasa es un arma en la lucha contra el sobrepeso y la obesidad.

4. Grasa subcutánea.

Este tipo de grasa se encuentra debajo la piel, no es tan nociva como las demás, pero sí necesita ser controlada mediante una actividad física y alimentación balanceada.

5. Grasa marrón.

La grasa marrón estimula el cuerpo a usar energía, pues quema calorías para generar calor. Además, está comprobado que los ambientes fríos aumentan la actividad de la grasa marrón y en consecuencia ésta quema con más eficiencia la grasa blanca almacenada en el cuerpo.

6. Grasa visceral.

Es otro tipo de grasa blanca, se deposita entre los órganos y es considerada bastante peligrosa pues es un factor de riesgo de enfermedades como la diabetes, la hipertensión, el colesterol alto, infartos y derrames cerebrales. Para combatir este tipo de grasa es necesario controlar el consumo diario de calorías, comer productos integrales y tratar de evitar los alimentos procesados.

Es momento de romper con el mito de que la grasa corporal es mala y aprender qué niveles debemos tener de cada tipo. Y aunque parezca repetitivo y fastidioso, la clave siempre será la misma: alimentación balanceada y ejercicio físico.

Fuente: Boa Forma

Quizá te interese:

No es lo mismo perder grasa y perder peso. Las diferencias afectan la salud del cuerpo humano

3 consejos que pueden ayudar a eliminar esa molesta grasa que cuelga de los brazos


Es importante aclarar que toda la información contenida en Fabiosa Español tiene un fin informativo exclusivamente, y que en ningún momento debe ser considerada como asesoramiento, diagnóstico o tratamiento médico profesional. Nunca deje de buscar asesoramiento médico, no ignore el consejo médico, ni demore en buscar asistencia médica por algo que haya leído en este sitio.