¿Sueñas con tener vientre plano? Adopta estos 6 hábitos y dejará de ser un sueño imposible

A pesar de que lo importante es cómo nos sintamos con nosotros mismos, probablemente no existe en el mundo nadie a quien en el fondo no le gustaría tener un abdomen plano y firme. Sin embargo, casi siempre la frecuente distensión abdominal, la grasa y los kilos superfluos no te dejan ni soñar con tener una cintura de avispa.

kurhan / Shutterstock.com

¡Pero no hay que desmotivarse! Existen hábitos alimenticios y rutinas de ejercicio muy sencillas que, adoptándolos, podrás conseguir el vientre firme y plano que quieres en unas pocas semanas. A continuación te los presentamos.

1. Tomar las bebidas apropiadas en el momento indicado.

Estar bien hidratado durante todo el día es muy importante para tener buena salud. Tomar agua no solo favorece a la digestión y a la eliminación de toxinas sino que además contribuye a combatir la constipación, a prevenir la distención y a reducir flatulencias.

Por eso, para evitar todos esos problemas y tener un abdomen plano, es recomendable beber agua o infusiones entre comidas (aproximadamente 1.5 litros al día). También se aconseja consumir leche de origen vegetal y evitar a toda costa las gomas de mascar y las bebidas gaseosas.

2. Reaprender a masticar.

Para mejorar la digestión y para que los nutrientes sean asimilados de la mejor manera y las toxinas eliminadas más rápidamente, es necesario comer lentamente. Lo recomendable es masticar al menos 10 veces cada bocado para tener los mejores resultados posibles.

SunCity / Shutterstock.com

Quizá te interese: Con esta técnica japonesa podrás tener un abdomen plano sólo con la ayuda de una toalla

3. Masajear el vientre.

Los masajes abdominales no solo optimizan la circulación de la sangre y otros fluidos en esa zona y facilitan el desecho de los gases acumulados, sino que además ayudan a eliminar muy eficazmente la grasa.

Existen dos tipos de masajes que puedes hacerte tú misma. El primero es al terminar la ducha, puedes presionarte el abdomen y las piernas con la fuerza del grifo abierto hasta que la piel comience a enrojecerse, es importante que sea agua fría. El segundo es masajear primero la parte interna de las piernas, luego la parte trasera y por último el abdomen con movimientos descendientes. Esto estimulará el funcionamiento de todos los órganos involucrados en la digestión.

4. Adoptar una dieta balanceada.

Para lograr ese vientre firme y plano que quieres es necesario que cambies tus hábitos alimenticios por unos más saludables y balanceados. Para que no se almacene la grasa, hay que eliminar o reducir al máximo todos los glúcidos simples, no agregar más azúcar al café o té, pero comer un postre o una golosina al menos una vez por semana.

Igualmente, reparte tu consumo de proteínas por todas tus comidas, come féculas en el desayuno y el almuerzo y come media ración de verduras y legumbres al medio día y en la noche, así como dos piezas de fruta durante el día.

alekseyk / Shutterstock.com

5. Consentir a la flora intestinal.

Para cuidar de la flora microbiana que juega un papel muy importante en el metabolismo, es altamente recomendable consumir alimentos fermentados que sean ricos en probióticos, tales como el yogur, el kéfir, las levaduras y la leche fermentada.

6. Hacer ejercicios abdominales.

Finalmente, todos los demás hábitos deben ser coronados con ejercicios abdominales recurrentes para poder lograr la cintura de avispa y el abdomen plano deseados. Existen muchísimos ejercicios para ello, solo es cuestión de escoger los más adecuados.

g-stockstudio / Shutterstock.com

Adopta estos hábitos y adáptalos a tu rutina diaria y tendrás un vientre firme y plano en tan solo unas semanas. Recuerda que la constancia es la clave. ¡Mucha suerte!

Fuente : topsante, marieclaire, madame.lefigaro

Quizá te interese: Simone De La Rue, entrenadora de celebridades, revela su secreto para lograr un vientre plano


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.

Recomendamos