ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

Contra los diagnósticos médicos, mujer infértil desafió las probabilidades y tuvo a su hija

Date August 5, 2019 18:13

Los milagros ocurren: en los momentos en que todos pueden perder la esperanza, lo inesperado puede ocurrir, tal como le pasó a Hannah Rosenfelder a quien los médicos le dijeron que no podría tener hijos debido a su condición.

A la temprana edad de seis semanas, se le diagnosticó atresia biliar, una enfermedad hepática en la que los conductos biliares se obstruyen, causando cicatrices en el hígado.

Hannah tuvo su primer trasplante de hígado a la edad de 15 años; como resultado de su estado de salud, siempre tuvo una vida diferente a la de las otras chicas, por ejemplo, ella no iba a la escuela con regularidad y usaba compresas intravenosas cuando asistía a clases.

Hannah pensaba que podría llevar una vida normal después de su primera cirugía, pero después de algunos años sus conductos biliares se bloquearon de nuevo; por ello fue incluida en la lista de trasplantes de hígado cuando tenía 23 años, su esposo, Ryan, estuvo a su lado, apoyándola en todo momento.

Así, ella tuvo su segunda cirugía a los 25 años; en ese momento, los médicos le informaron a Hannah que no podía quedar embarazada porque su cuerpo no podía soportar dicho proceso.

Al respecto, Hannah dijo:

Cuando mis amigas empezaron a tener bebés, yo luchaba por seguir viva después de mi segundo trasplante: eso me alteró mucho, yo quería sentirme como todas ellas.

Sin embargo, en marzo de 2017, regresó al hospital porque tenía algo de dolor e ictericia; ella creyó que se trataba de alguna otra infección hepática.

Los médicos le hicieron un par de pruebas de rutina y fue entonces cuando se enteró de que estaba embarazada: Hannah no podía creer lo que oía, era un milagro.

Pero los doctores le recordaron tanto a ella como a su marido que no era recomendable que estuviera embarazada, ya que su cuerpo podría no ser capaz de llevar al bebé a buen término.

Sin embargo, a las 37 semanas, en octubre de 2017, Hannah dio a luz a una niña sana a la que llamaron Hadley; la pequeña pesaba un poco más de dos kilos.

Hannah estaba muy agradecida por su bebé, por lo que dijo:

En el momento en que la abracé fue como si todo se detuviera, no podía creer que estaba sosteniendo a esta preciosa bebé que todos me habían dicho que era imposible tener.

¡Nos alegramos por Hannah y su familia! Esperamos que esta historia siga transmitiendo esperanza a todos: ¿tú qué piensas?, ¿crees en los milagros?