ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

Las siamesas Carmen y Lupita Andrade ya son adolescentes y dan una conmovedora lección de vida

Date August 15, 2019 21:04

El nacimiento de gemelos siameses es un fenómeno muy raro, se estima que su ocurrencia varía entre 1 en 49.000 alumbramientos y 1 en 189.000 alumbramientos en diferentes regiones. En la mayoría de los casos, los gemelos siameses nacen con graves problemas de salud y requieren atención médica constante. Sin embargo, la historia sobre estas dos hermanas unidas que superaron todos los pronósticos y continúan prosperando es prueba de que siempre hay esperanza.

Carmen y Lupita Andrade.

Cuando la madre de las niñas tenía 13 semanas de embarazo, descubrió que llevaba gemelos y un mes después, los médicos le dijeron que los gemelos estaban unidos. Las hermanas nacieron en junio del 2000, pero los doctores estaban listos para arrojar la toalla, ya que pensaban que las niñas tenían solo algunos días de vida.

Sin embargo, no estaba en los planes de estas bebés darse por vencidos y lucharon desesperadamente por sobrevivir. Las niñas nacieron en México, pero cuando tenían 2 años, sus padres decidieron mudarse a los Estados Unidos con la ilusión de que los médicos del país del norte pudieran separar a las hermanas.

Cada una de las niñas tiene un corazón, estómago, brazos y pulmones individuales y comparten algunas costillas, un hígado, sus sistemas digestivo y reproductivo. Por desgracia, los riesgos de la separación siempre fueron muy altos.

Al principio, fue difícil que aprendieran a caminar debido a su condición. Las niñas lograron dar sus primeros pasos cuando tenían cuatro años. Cada una de las hermanas es responsable de cada pierna, por lo que tuvieron que aprender a encontrar el equilibrio y coordinar los movimientos juntas. No fue una tarea fácil.

Las chicas son completamente diferentes y todos sus amigos y familiares lo notan. Carmen es una excelente estudiante, es segura de sí misma y ambiciosa. Lupita es tímida y no es tan buena con el estudio. No obstante, las hermanas comparten el mismo sentido del humor.

Por ejemplo, cuando la gente les pregunta si son gemelas, a veces responden que en realidad son "primas cercanas".

Las jóvenes tienen que lidiar con problemas de salud todo el tiempo. Los pulmones de Lupita no funcionan correctamente debido a que su columna está extremadamente curvada.

Los médicos dicen que pueden separarlas mediante cirugía, pero las complicaciones pueden ser fatales. La intervención podría terminar en un déficit neurológico ya que la médula espinal de las niñas está unida.

Sin embargo, las hermanas se niegan a separarse debido a que no pueden imaginarse otro tipo de vida y, además, no quieren correr el riesgo de que una de ellas pierda la vida.

Las hermanas aprendieron a cooperar y a dominar su cuerpo. Carmen y Lupita Andrade incluso tocan el piano

Estas asombrosas mujercitas desafiaron todas las probabilidades y parecen disfrutar al máximo de la vida que llevan juntas.