ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

5 Hormonas que conducen a la pesadilla del aumento de peso y cómo controlar sus efectos

Date June 26, 2018 16:10

Todos sabemos que aumentar de peso es fácil, pero perderlo no tanto. Si llevas una dieta balanceada y haces ejercicio, pero aun así sigues subiendo de peso, debes consultar a tu médico. Después de todo, no es ningún secreto que existen varios factores desencadenantes que pueden ser los responsables por esos molestos kilitos de más, como tus genes, edad, estrés y estilo de vida. A veces, uno o todos estos factores actúan juntos, lo que desencadena un desequilibrio hormonal que afecta significativamente tu peso.

A continuación, te contamos sobre las 5 hormonas que influyen directamente en tu aumento de peso:

Tiroides.

La glándula tiroides, ubicada en la parte posterior de tu cuello, produce calcitonina, T3 y T4. Estas hormonas son responsables de regular el sueño, los procesos metabólicos, la frecuencia cardíaca y el desarrollo del cerebro, entre otros. Cuando se produce un desequilibrio, la glándula tiroides no genera la cantidad de hormonas necesarias y esto conduce a un aumento de peso.

Albina Glisic / Shutterstock.com

Soluciones:

  • Asegúrate de que los alimentos que consumes estén bien cocinados.
  • Deja de lado los vegetales crudos.
  • Aumenta el consumo de sal yodada en tu dieta.
  • Empieza a tomar vitamina D o suplementos vitamínicos.
  • Añade a tu dieta más alimentos ricos en zinc.

Kateryna Kon / Shutterstock.com

Insulina.

Esta hormona es secretada por el páncreas y ayuda a transportar la glucosa a las células para usarla como energía o almacenarla como grasa. Este proceso ayuda a mantener los niveles normales de glucosa en la sangre. Sin embargo, si comes demasiados alimentos procesados, golosinas, bebidas endulzadas artificialmente y alcohol, puedes desarrollar una resistencia a la insulina.

Cuando esto sucede, las células de tus músculos dejan de reconocer la insulina unida a la glucosa y, como resultado, los niveles de azúcar en la sangre aumentan drásticamente, lo que conlleva a un aumento de peso o, lo que es peor, a diabetes tipo 2.

Syda Productions / Shutterstock.com

Soluciones:

  • Incrementa el consumo de frutas de temporada, verduras y vegetales.
  • Aumenta la ingesta de agua en tu día a día.
  • Evita los tentempiés nocturnos y el alcohol.
  • Deja de lado las gaseosas y las bebidas azucaradas o saborizadas artificialmente.
  • Consume productos ricos en Omega 3, como nueces, semillas de lino y aceite de oliva.

VICUSCHKA / Shutterstock.com

Ghrelina.

Su apodo es la "hormona del hambre", ya que es responsable de estimular el apetito y la distribución de la energía. Esta hormona se produce principalmente por el estómago, pero el cerebro, el páncreas y el intestino delgado también están involucrados en este proceso. Cuando los niveles de ghrelina son demasiado altos, invariablemente conduce a un aumento de peso. Las personas obesas son particularmente sensibles a los efectos que produce esta hormona.

MichalLudwiczak / Depositphotos.com

Quizá te interese: ¿Por qué nuestro cuerpo recupera el peso perdido luego de haber hecho una dieta?

Soluciones:

  • Ejercítate con regularidad.
  • Trata de integrar a tu dieta meriendas pequeñas cada 2 o 3 horas.
  • Consume más frutas y verduras frescas.
  • Comienza a beber media taza de agua 20 minutos antes de comer.
  • Aumenta la ingesta de alimentos ricos en proteínas.

Rimma Bondarenko / Shutterstock.com

Cortisol.

Es una hormona esteroide producida por las glándulas suprarrenales. Tu cuerpo la genera principalmente en los momentos de estrés, enojo y depresión. Esta hormona es responsable de la regulación y la movilización de la energía; específicamente, el cortisol decide qué tipo de energía utilizar para ayudar al cuerpo a realizar una determinada función.

Por ejemplo, el cortisol ayuda a movilizar energía transportando la grasa de las reservas a los músculos activos. Cuando llevas un estilo de vida ajetreado y no tienes los mejores hábitos alimenticios, tus niveles de cortisol se elevan, al igual que tu peso.

India Picture / Shutterstock.com

Soluciones:

  • Descansa lo suficiente todas las noches.
  • Trata de relajarte y pasar más tiempo con tus amigos y familia.
  • Evita comer alimentos fritos y procesados.
  • Dile "no" al alcohol.
  • Comienza a practicar meditación, respiración profunda y yoga durante al menos una hora diaria.

fizkes / Shutterstock.com

Estrógeno.

Esta hormona se produce principalmente en las células ováricas. Independientemente de cuán bajos o altos sean tus niveles de estrógeno, esta hormona puede causar que engordes. Cuando tus niveles de estrógeno son demasiado altos, tu cuerpo se vuelve resistente a la insulina y, por lo tanto, aumentas de peso.

khomkrit sangkatechon / Shutterstock.com

Las mujeres premenopáusicas generalmente tienen niveles elevados de estrógeno para poner fin a su ovulación. Además, su cuerpo comienza a buscar fuentes de estrógeno extra y una de ellas es la grasa. Por esta razón, la mayoría de las mujeres aumenta de peso cuando entran en la menopausia.

Chinnapong / Shutterstock.com

Soluciones:

  • Evita beber alcohol.
  • Haz algún tipo de ejercicio de forma regular.
  • Evita ingerir grasas procesadas.
  • Incluye en tu dieta una gran cantidad de verduras y frutas frescas.
  • Comienza a comer granos integrales en tu dieta diaria.

Ahora que sabes qué hormonas pueden conducir al aumento de peso, debes prestarle más atención a tus hábitos diarios y a tu dieta. Aun así siempre es recomendable que visites a tu médico. Si crees que cualquiera de estas hormonas es la razón de que tu peso varíe tanto, es mejor acudir a tu doctor para que ordene los exámenes pertinentes, en vez de tener que sufrir un tratamiento largo y costoso más adelante.

Fuente: Prevention

Quizá te interese: Mantén bajo control estas 5 hormonas para prevenir el aumento de peso durante la menopausia


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.