Nació siendo varón, pero un accidente provocó que sus padres le hicieran creer que era una mujer

David Reimer, quien originalmente recibió el nombre de Bruce Reimer, nació junto a su hermano gemelo Brian en 1965. Cuando tenían 6 meses de edad, a los pequeños se les diagnosticó fimosis, una enfermedad que afectaba la forma en que orinaban.

Cuando tenían 7 meses, los médicos les indicaron a los padres que la mejor solución era la circuncisión. El primero en ser sometido a la intervención fue Bruce, pero el urólogo cometió un error que quemó por completo su miembro, sin posibilidad alguna de recuperación.

A causa de este accidente, los médicos decidieron no practicarle la misma cirugía a Brian, quien se recuperó de la fimosis por sí solo.

La crianza de una niña.

Como resultado de la intervención fallida, Bruce se quedó sin miembro y sus padres estaban preocupados por su futuro. Por eso, visitaron a un psicólogo llamado John Money, quien sugirió que simplemente lo educaran como a una niña.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by I NON TIMEBO MΛLUM (@the_plague_doctor__) on

Para comenzar este proceso, el pequeño tuvo que someterse a otra cirugía donde los médicos le construyeron genitales femeninos y le quitaron los testículos. Se le dio el nombre de Brenda y Money siguió su progreso, viéndolo una vez al año durante diez años.

Para Money, este fue un experimento importante ya que había estado trabajando en el concepto de aprendizaje social de la identidad de género. Él creía que a Bruce se le podía enseñar a ser una niña a pesar de que nació siendo un niño. Y, como tenía un gemelo, tenía sentido que Brian pudiera ser usado como sujeto de control para su experimento.

Durante el chequeo psicológico de los gemelos con Money, los hermanos se vieron obligados a inspeccionar los genitales del otro y a participar en conductas similares a las relaciones sexuales. El terapeuta aseguraba que esto hacía parte del desarrollo de una sexualidad saludable.

Quizá te interese: Este año, Miss Universo tendrá su primera concursante transexual: La española Ángela Ponce

En una entrevista con Rolling Stone, el joven reveló que Money fotografió estas "sesiones" y que los maltrataba verbalmente si no hacían lo que les indicaba. El psicólogo le dijo al mundo que la transición había sido exitosa ya que el hermano reasignado sexualmente actuó y se comportó como una niña típica, en contraste con la adolescencia de Brian.

Sin embargo, en casa, la vida estaba lejos de ser perfecta para los niños. El joven reveló que sufrió una condición conocida como disforia de género. Nunca se identificó como una niña y odiaba el tratamiento que estaba recibiendo. Se vio obligado a recibir hormonas femeninas cuando llegó a la pubertad y sufrió bullying por tener tendencias masculinas.

A los 13 años, amenazó con suicidarse si sus padres lo llevaban de regreso a ver a Money. Sin embargo, fue en realidad a los 15 años cuando su padre le reveló la verdad. A partir de este momento, asumió una identidad masculina y cambió su nombre a David.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Dany (@danyotracosa) el

Lamentablemente, el trauma de su infancia no era tan fácil de borrar: a los 20 años había intentado suicidarse dos veces. Sin embargo, en 1990 se casó con una mujer llamada Jane Fontaine y en 1997 comenzó a contarle al mundo su experiencia y describió sus sesiones con Money como "tortuosas y abusivas".

Sin embargo, eso no bastó para curar las heridas de su pasado. Su hermano Brian, quien sufría de depresión y esquizofrenia, murió de una sobredosis en julio de 2002. Más adelante, el 2 de mayo de 2004, su esposa le pidió el divorcio y el 4 de mayo de 2004, a la edad de 38 años, David se suicidó.

Un trágico experimento.

Por su parte, el doctor Money argumentó que no era su culpa que David no aceptara su identidad de género femenino. Incluso llegó a decir que el fracaso del experimento había sido culpa de la familia, porque habían esperado mucho para decidir sobre la cirugía de reasignación y la “puerta de género” ya estaba a punto de cerrarse.

Este trágico experimento demuestra lo delicado que puede ser jugar con las emociones y la sexualidad de un niño, aunque sea en nombre de la ciencia. Muchas veces, el tiempo no es suficiente para borrar algunas experiencias traumáticas.

Fuente: Unbelievable Facts, In Memory on David Reimer / Facebook

Quizá te interese: Este año, Miss Universo tendrá su primera concursante transexual: La española Ángela Ponce

Recomendamos