7 remedios caseros y sencillos para deshacerte de ese molesto hongo en el dedo gordo del pie

Estilo de vida y salud

June 6, 2018 17:22 By Fabiosa

Para nadie es un secreto que a veces podría aparecer un hongo en una uña de los pies y que podría complicarse si no lo atendemos. Cuando aparece este tipo de hongos, la uña empieza a cambiar de color, se ve amarillenta y es más gruesa. La mayoría piensa en buscar algún medicamento para tratarlo, sin pensar que automedicarse puede implicar un riesgo. 

Kletr / Shutterstock.com

Otros, por el contrario, intentan esconder el problema y evitan por completo descubrir los pies. Usan medias y zapatos, sin considerar que de esta forma le brindan el ambiente perfecto al hongo para que siga desarrollándose. 

cunaplus / Shutterstock.com

Es importante recordar que las bacterias se esparcen en ambientes cálidos y húmedos, por lo que no debemos dejar que se esparza en nuestros zapatos. 

Pero no te preocupes. Con un poco más de conocimiento sobre el asunto y la acción indicada, podrás volver a usar tus sandalias favoritas. Aquí te hablaremos de algunos remedios caseros que te podrían ayudar. 

Alice Day / Shutterstock.com

Aceite de árbol de té

Este aceite tiene propiedades antisépticas y antihongos. Solo debes limpiar el área afectada por el hongo y aplicar el aceite de árbol de té. Deja que repose por unos diez minutos y enjuaga bien. Haz lo mismo cada día hasta que puedas volver a usar tus sandalias. 

Catalina M / Shutterstock.com

Aceite de lavanda

Este otro aceite tiene propiedades antiinflamatorias, antihongos y antivirales. Además, es un antiséptico natural que es conocido por fortalecer el sistema inmunológico y por aumentar la circulación de la sangre. Por lo tanto, el aceite de lavanda podría ser un gran aliado a aquellos que tienen un hongo a causa de problemas de circulación o por tener un sistema inmunológico débil. 

279photo Studio / Shutterstock.com

Solo aplica unas gotitas de este aceite en las uñas y cubre tus pies con unas medias cálidas de lana. Asegúrate de que estas medias estén hechas con material natural para que tus pies tengan oxígeno. Haz esto tres veces por semana hasta que esté listo. 

Elena M / Shutterstock.com

Quizá te interese: Remedios y trucos naturales que le proporcionarán alivio a tu piel después del afeitado

Bicarbonato de sodio

Agrega 2 cucharadas de bicarbonato de sodio en un recipiente con agua tibia. Deja tus pies en remojo por 10 o 20 minutos dentro del recipiente. 

Alexeysun / Shutterstock.com

También puedes hacer una pasta con agua y bicarbonato de sodio. Aplica la pasta en la zona afectada y déjalo reposar por 10 minutos y enjuaga bien. La mezcla va a secar el exceso de humedad y hará que sea difícil para el hongo seguir desarrollándose. 

Marc Bruxelle / Shutterstock.com

Harina de maíz 

La harina de maíz orgánica es efectiva contra hongos por tener Candida, un hongo que no es nocivo para nuestra salud pero que es mortal para otros hongos comunes. Si quieres intentar esto, mezcla una taza de harina de maíz y más o menos media taza de agua. Aplica en la uña afectada y deja reposar por una hora. Luego, pon en remojo tus pies por 30 minutos. Haz esto tantas veces como quieras hasta que se solvente el problema.

Moving Moment / Shutterstock.com

Ajo

No es un secreto que el ajo es un alimento que siempre está presente en muchas cocinas. Es por esto que seguro tienes ajo a la mano. Para tratar los hongos en las uñas, machaca ajo, lo mezclas con vinagre y lo aplicas en la zona. Cubre con una banda y deja reposar por un par de horas. Usa este tratamiento cada día hasta que ya no haya hongos.

nafterphoto / Shutterstock.com

Recuerda que este problema es algo común, por lo que no hay necesidad de caer en pánico. Además, te sugerimos que seas constante y que vayas al doctor, ya que estos remedios pueden ser efectivos si los usas como complemento y no como sustituto de un tratamiento profesional. 


Fuente: Relieved, TheAlternativeDaily

Quizá te interese: Eres lo que comes: estos alimentos endulzan tu flujo vaginal y disminuyen el olor de tu entrepierna


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.