Entre el misterio y la grandeza: Los secretos de “La Última Cena” de Leonardo Da Vinci

Sin lugar a dudas, "La Última Cena" es una de las pinturas más famosas de la historia. A Leonardo Da Vinci le tomó 3 años terminar esta obra de arte y el resultado ha sido admirado por más de 5 siglos. Esta es la pieza de arte más analizada y reproducida en el mundo entero, pero irónicamente, muchos de los misterios que la rodean no se han resuelto aún.

Georgios Kollidas / Shutterstock.com

Sin embargo, hay muchas cosas increíbles que sí sabemos acerca de esta impresionante obra de arte. Aquí te compartimos 7 datos que seguro te sorprenderán.

7 hechos poco conocidos sobre “La Última Cena”.

1. Su tamaño es impresionante.

Hemos visto copias en todos los tamaños, por eso no tenemos una idea aproximada de su gran proporción. La pintura original mide cerca de 4 x 9 metros.

2. Fue elaborada en una pared.

Leonardo Da Vinci terminó su obra en 1498 sobre una pared en el comedor del Convento de Santa Maria delle Grazie. Moverla a un museo habría sido todo un desafío y podría haber dañado la pintura, por lo que permanece allí en Milán, Italia.

gettyimages

Quizá te interese: Este joven puso sus lentes en el piso… ¡y el público creyó que era una obra de arte!

3. La técnica fue innovadora para su época.

Da Vinci pintó este trabajo usando una nueva técnica que se consideró como todo un experimento artístico. El popular método del fresco no le convenía, porque requería gran velocidad en el desarrollo de la obra.

Por eso, optó por una mezcla entre óleo y témpera que le permitió trabajar con calma los detalles y lograr colores vivos. Sin embargo, esta técnica resultó un arma de doble filo porque la pintura se deterioró muy rápidamente y ahora no se puede apreciar su verdadera magnificencia.

4. La elección de los modelos.

El artista se concentró en encontrar modelos masculinos que fueran convincentes. Especialmente en el caso de Judas. Para este personaje, encontró a un hombre que había sido condenado por varios crímenes y que se convirtió en la inspiración ideal para el artista.

HildaWeges Photography / Shutterstock.com

5. Retrata un momento particular.

El momento que está capturado en la pintura, es el preciso instante en que Jesús descubre que uno de sus apóstoles le ha traicionado, lo que explica los rostros enojados de los comensales y la confusión en el gesto de Jesús.

6. La comida: objeto de debate.

Aún hoy existen debates sobre la comida que el pintor incluyó en la mesa y su significado simbólico. Por ejemplo, se dice que la sal derramada junto a Judas representa la mala suerte mientras que el pez constituye el principal signo del cristianismo.

7. Las primeras copias.

En principio, existieron 3 copias realizadas por los propios estudiantes de Da Vinci. Una de ellas conserva la escala real de la obra y se conserva en la Real Academia de las Artes en Londres. Se dice que tras el deterioro de la pintura original, esta copia es la que revela con mayor fidelidad sus características iniciales.

PrakichTreetasayuth / Shutterstock.com

"La Última Cena" constituye uno de los principales patrimonios artísticos del mundo entero. A pesar del tiempo y de la mano del hombre, la obra sigue allí, como una de las más importantes y misteriosas creaciones de todos los tiempos, ¿te gustaría conocerla en persona?

Quizá te interese: ¿"Superman" en tanga? Esta artista india usa sus diseños para denunciar el sexismo en los cómics