¿Siempre a dieta y nada que el peso baja? Estos son los 7 mitos alimenticios que tienen la culpa

En la actualidad, hay tantas dietas, trucos para perder peso y diferentes teorías, que el asunto termina volviéndose sumamente confuso. Los entusiastas del "fitness" y aquellos que quieren perder peso, suelen perderse entre tantos consejos nutricionales.

Syda Productions / Shutterstock.com

Hay algunos mitos alimenticios que se repiten una y otra vez, tanto así que la mayoría de las personas piensa que son verdades irrefutables. Tristemente, las consecuencias de estos mitos son daños a la salud y frustración a la hora de perder peso, pues se siguen estas "dietas" al pie de la letra y no ocurre nada o peor, ocurre un efecto "rebote" en el que se termina con más peso. Es por ello que ha llegado la hora de tumbar 7 de los mitos más arraigados y dañinos en lo relacionado a la alimentación y la dieta.

Ana Blazic Pavlovic / Shutterstock.com

Mito 1: Las grasas engordan.

Nada más equivocado, pues no todas las grasas son iguales. Muchas vitaminas y nutrientes no pueden ser absorbidos sin las grasas y, además, las grasas mantienen al cuerpo saciado por más tiempo. Eso sí, es mejor siempre consumir grasas no saturadas como las del aceite de oliva, el aguacate y las nueces.

Larisa Blinova / Shutterstock.com

Mito 2: La "leche" de almendra es mejor que la leche normal.

La leche de almendra es un alimento sumamente procesado industrialmente y con poco valor nutricional. Es mejor consumir leche regular, pues tiene más y mejores proteínas y es un alimento natural.

Looker_Studio / Shutterstock.com

Mito 3: Los edulcorantes artificiales son más saludables.

De nuevo, los edulcorantes artificiales están llenos de químicos, muchos capaces de causar alergias y problemas estomacales. Es mejor disminuir el consumo de edulcorantes naturales y no sustituirlos por opciones artificiales.

Quizá te interese: A pesar de que las frutas son muy buenas, existen 5 que nunca deben consumirse cuando se sigue una dieta

Sandra_Violla / Shutterstock.com

Mito 4: "Necesitas 8 vasos de agua al día".

No hay ninguna base científica detrás de este muy repetido mito. Se debe tomar el agua necesaria de acuerdo al metabolismo y actividad física de cada persona. Tomando siempre como el mejor indicador al color de la orina: mientras más clara, mejor.

sebra / Shutterstock.com

Mito 5: No hay que comer nada después de las seis de la tarde.

Claro, eso funciona si la persona se acuesta a las 8 de la noche. Si bien es cierto que comer antes de acostarse no es bueno, los alimentos proteicos se aprovechan muy bien mientras se duerme, pues el cuerpo construye músculos. La cena debe tomarse, por regla, 2 horas antes de dormir.

Sandra_Violla / Shutterstock.com

Mito 6: Los carbohidratos son dañinos.

La verdad es que hay que saberlos elegir, pues los carbohidratos complejos son grandes fuentes de energía y son ricos en nutrientes. Los mejores son los granos integrales, los frijoles (si no te hacen daño) y los vegetales crudos o cocidos en general.

Daniela Staerk / Shutterstock.com

Mito 7: "Los antojos son señales del cuerpo".

Esta es la excusa más repetida. "Si tu cuerpo te pide helado, dale helado". La verdad es que la ciencia no respalda esta teoría, pues en realidad el cuerpo "pide" algún alimentos es por razones psicológicas debido al placer que ciertas comidas provocan, haciéndolas realmente adictivas.

Chinnapong / Shutterstock.com

Ahora que ya sabes la verdad detrás de estos mitos, se te hará más fácil evitar los típicos errores de siempre. Recuerda, la clave para el éxito en las dietas es la de desarrollar hábitos saludables que sean sostenibles a lo largo del tiempo y objetivos reales y plausibles. ¡El mejor día para comenzar, es hoy!

Quizá te interese: Agua con gas o carbonatada: ¿Es buena para la salud?


Este artículo tiene fines informativos únicamente. Antes de utilizar la información proporcionada anteriormente, consulte a un especialista certificado. El uso de la información descrita anteriormente puede ser perjudicial para la salud. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no asume ninguna responsabilidad por los daños u otras consecuencias derivadas del uso de la información proporcionada con anterioridad.