ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

El dolor de cuello puede ser cosa del pasado: 6 remedios para aliviarlo sin salir de casa

Date May 5, 2018 02:37

El dolor de cuello puede ser causado por una variedad de factores. Puede ser debido a la postura, una lesión o incluso el colchón y almohada. Pero no tienes que sufrir en silencio. Aquí hay algunos remedios caseros geniales para aliviar la situación.

Dmytro Zinkevych / Shutterstock.com

1. Estiramientos

Mientras mantienes la postura erguida, ya sea de pie o sentada, empuja la barbilla hacia delante de manera que sientas que se estira la garganta. Mantén esta inclinación en los músculos del cuello durante cinco segundos y luego vuelve a colocar tu cabeza en la posición original.

Lemurik / Shutterstock.com

Luego, empuja tu cabeza hacia atrás en un movimiento opuesto al que hiciste antes. Mantén esta posición durante cinco segundos y luego lleva yu cabeza hacia el centro. Haz cinco repeticiones.

stockfour / Shutterstock.com

Para estirar completamente todos los ángulos, también puedes inclinar la cabeza hacia arriba y hacia abajo y hacia los lados varias veces. Mantén cada posición durante cinco segundos con cada inclinación de la cabeza antes de volver a colocarla en el centro.

2. Masaje

Esto puede ayudar a relajar tus músculos. Usa tus pulgares para masajear suavemente el área entre la espina dorsal y el omóplato. Aplica una presión media firme y mueve los pulgares a lo largo de la columna con movimientos circulares.

Quizá te interese: Causas del dolor de cuello y trucos para prevenir y aliviar el malestar

3. Frío / Calor

La aplicación de compresas calientes ayuda a aumentar la circulación y aliviar la rigidez en el área del cuello. Simplemente empapa un paño con agua caliente (pero no hirviendo) y luego colócalo en tu cuello.

Praisaeng / Shutterstock.com

Las compresas frías, por otro lado, son excelentes cuando se trata de aliviar la inflamación e incluso pueden adormecer el dolor. Remoja una toalla en agua fría, colócala en una bolsa de plástico y luego en la nevera durante 15 minutos. Luego, aplícala al área afectada. El hielo en una bolsa sellada también puede ayudar.

¡Importante! Usa compresas tibias con mucho cuidado si tienes enfermedades de la glándula tiroides y de los ganglios linfáticos agrandados. Las compresas frías son más efectivas al comienzo de la enfermedad, en casos agudos.

4. Elección de almohada y colchón

Billion Photos / Shutterstock.com

Para prevenir y remediar el dolor de cuello, asegúrate de usar una almohada firme (pero no demasiado dura) para darle un poco de apoyo al cuello. Un buen colchón firme también es aconsejable. Debes tener la cabeza cerca del nivel del resto de tu cuerpo mientras duermes.

5. Mantener una buena postura

Una mala postura puede provocar dolor en el cuello. Cuando te sientas, asegúrate de que tus pies estén firmemente colocados en el suelo, tus brazos estén paralelos al piso y que la parte inferior y media de la espalda estén bien sujetas. Tus hombros deben estar relajados y debe haber un pequeño espacio entre tus rodillas.

Cuando te paras, la mayor parte de tu peso debe descansar sobre las puntas de tus pies. Evita encorvarte y tener cuidado para que tu cabeza no sobresalga hacia el frente, los lados o la espalda.

6. Beber suficiente agua

La espina dorsal se compone de cartílago que ayuda a reducir la fricción entre los huesos. La mayor parte del cartílago se compone de agua, por lo que cuando te hidratas bien, puede llevar a cabo su función de reducir la fricción. Un alto nivel de fricción puede provocar dolor e incomodidad en el área del cuello.

IComo pudiste ver, algunos hábitos son fáciles de modificar, y en el vídeo anterior se explican algunas posturas de yoga que son muy efectivas. No olvides consultar al médico en caso de que el dolor persista.

 

Fuente: Cure Joy

Quizá te interese: Un dolor de cuello constante podría ser la señal de alarma de la aparición de una enfermedad seria


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.