PSICOLOGÍA

Su hija sufre el terrible síndrome de Pfeiffer, pero su mamá se niega a dejar de luchar por ella

Date October 23, 2018 05:22

Desde las primeras señales que indicaban su embarazo, esta joven madre vivió toda la experiencia con mucha felicidad en su corazón. Para ella, la perspectiva de cuidar, amamantar y amar a su bebé, era algo que esperaba llena de esperanzas.

Para Amber Thibault, esperar a su bebé que nacería el 14 de mayo de 2018, era su mayor alegría.

Pero cuando la bebé nació, fue rápidamente separaba de su madre. Amber estaba preocupada y mandó a su esposo a investigar. Él volvió muy sombrío y le dijo:

Ella no es normal.

Después de muchas preocupaciones, Amber finalmente vio a su bebé y pensó:

Ella se veía tan hermosa, ¿cómo podría no amar a esa dulce e inocente cara?

Los doctores sometieron a la bebé a muchas pruebas, para finalmente concluir que Halle, como se llama, tenía el síndrome de Pfeiffer. El diagnóstico de Halle era algo inédito para todos en el hospital y tuvieron que pedir más información al respecto en otros centros de salud.

Amber vivió tiempos muy difíciles, pues no sabía cuál sería el destino de su pequeña, pero todo cambió cuando encontró un grupo de apoyo para las madres de hijos con Pfeiffer en Facebook. Allí, la desesperada madre finalmente encontró apoyo y toda la información de los médicos que podrían ayudar a su hija.

El primer mes de la vida de Halle estuvo lleno de visitas al hospital y cirugías, la primera con apenas 5 semanas y con el objetivo de corregirle la forma de su cráneo. Asombrosamente, la bebé pasó cada una de las pruebas con una fortaleza inspiradora.

El síndrome de Pfeiffer es un desorden genético muy extraño, que causa deformaciones en ciertos huesos del cráneo y sus síntomas incluyen también anormalidades en manos y pies.

El problema clave, que es la deformación del cráneo, puede ser corregido con cirugías hechas durante los primeros tres meses de vida del bebé.

Es un síndrome tan raro que afecta solamente a 1 de cada 100 mil neonatos.

Para su madre, Halle es como cualquier otra hija amada:

Solo veo belleza cuando veo a mi hija y nada cambiará eso. Ella es absolutamente hermosa.

El síndrome de Pfeiffer no es muy común, pero es necesario que todos lo conozcamos y creemos conciencia al respecto. Para nosotros, Halle también es hermosa y perfecta como es y le deseamos una larga y feliz vida al lado de sus amorosos padres.

Quizá te interese: Le exigieron que abortara, pero ella se negó y con 42 años logró tener unos hermosos trillizos