Meghan Markle y el protocolo real: 5 reglas reales que rompió desde mucho antes de casarse

Celebridades

May 18, 2019 03:13 By Fabiosa

Entrar a una familia de la realeza no es tarea sencilla. Aunque para algunos es un sueño, lo cierto es que muchos hábitos y costumbres deben cambiar, desde la forma en que te vistes, hasta cómo te diriges al público. Son muchos los protocolos reales que se deben cumplir.

Getty Images / Ideal Image

El 19 de mayo del 2018, Meghan Markle se convirtió en la duquesa de Sussex, sin embargo, desde mucho antes ya sabíamos que no es una de esas persona que se apegan al libro de las reglas reales.

Getty Images / Ideal Image

Entonces ¿cómo estaba Meghan Markle en términos de las expectativas reales? Muchos medios comentaban que le faltaba mucho por aprender, y la mejor manera de ilustrarlo es con las 5 reglas que se había negado a cumplir, incluso antes de casarse.

Getty Images / Ideal Image

1. Ella anunció su relación con Harry en una revista famosa, antes de oficializar el compromiso.

Meghan Markle anunció su relación con el Príncipe Harry en una entrevista que dio a Vanity Fair. Aunque pudiera no ser la gran cuestión, lo cierto es que la familia real es mucho más convencional y precavida en cuestiones del corazón. Ella dijo a la revista:

Somos dos personas realmente felices y enamoradas... Nada sobre mí cambió. Sigo siendo la misma persona que soy, y nunca me he definido por mi relación.

El problema no fue que fuera entrevistada por una revista, sino que anunciara su relación con Harry, antes de que el compromiso fuera oficial.

Getty Images / Ideal Image

2. Ella y Harry nunca han temido a las muestras públicas de afecto.

El experto de la realeza, Myker Meier, reveló que cuando Kate Middleton y el príncipe William asisten a eventos juntos, por lo general no está bien que se tomen de la mano o que se pongan muy amorosos. Como, técnicamente están trabajando, deben actuar de manera profesional.

Getty Images / Ideal Image

Sin embargo, cuando se trata de Meghan Markle y Harry, los protocolos se van al suelo. Ya han sido vistos agarrados de la mano durante los “Juegos Invictus” en Toronto y en muchas otras ocasiones más, pero eso sucedió antes de que se comprometieran.

3. Ella era una mujer divorciada.

Getty Images / Ideal Image

Meghan Markle estuvo casada del 2011 al 2013 con el productor Trevor Engelson. A pesar de que la monarquía ya no tiene prohibido contraer nupcias con alguien divorciado, esta cuestión no fue muy bien vista en la familia real ni en los medios británnicos en aquel entonces.

Hace muchos años, la princesa Margaret tuvo que terminar su relación con Peter Townsend porque era divorciado. También Eduardo VIII, Duque de Windsor y Rey del Reino Unido, tuvo que abdicar al trono para poder casarse con su amada Wallis Simpson.

4. Ella usó un anillo de compromiso de diamantes.

Getty Images / Ideal Image

Los diamantes no son un tabú en la familia real, pero cuando se trata de anillos de compromiso, es más común que los miembros de la realeza usen gemas. La princesa Diana, por ejemplo, llevaba un zafiro, mientras que Sarah Ferguson usó un anillo de rubí.

5. Ella es una actriz, de procedencia humilde.

Aunque ya está probado que varias familias reales han tenido entre sus miembros a mujeres de procedencia humilde, eso aún no había ocurrido en la familia real británica. Por ejemplo, Kate Middleton y Diana Spencer, venían de familias muy elegantes. Meghan, aunque era famosa por su trabajo como actriz, tiene un origen humilde.

Getty Images / Ideal Image

Muchas personas afirman que este es el verdadero motivo por el cual la población se ha identificado mucho con ella desde que se casó con Harry, hace un año.

Meghan Markle y el protocolo real: 5 reglas reales que rompió desde mucho antes de casarseGetty Images / Ideal Image

Pero, ahora que ya todos la conocen mejor y con la llegada del bebé Sussex, todas las reservas de la familia real y de muchos medios parecen disipadas. Lo cierto es que Meghan siempre será una rebelde que no se sentirá cómoda sujetándose a ningún protocolo, por muy real que sea. ¿No te parece?