Mientras un hombre sin hogar estaba en el hospital, sus 4 perros leales lo esperaban en la puerta

Los perros son considerados los amigos más fieles que el hombre puede conseguir y esta historia lo constata. Será mejor que prepares tu pañuelo porque lo más probable es que sueltes las lágrimas.

Mientras un hombre sin hogar estaba en el hospital, sus 4 perros leales lo esperaban en la puertaChristin Lola / Shutterstock.com

Cris Mamprim, una trabajadora de la salud, compartió esta historia de cuando ella y sus compañeros de trabajo experimentaron el amor en su forma más pura.

En una madrugada como cualquier otra, un hombre sin hogar llamado César ingresó en el Hospital Regional Alto Vale en Rio do Sul, ubicado en Brasil.

César buscaba atención médica en relación con un problema de salud con el que había estado luchando.

Mamprim y el resto del personal del hospital lo atendieron y luego se dieron cuenta de que el hombre no había venido solo.

 

Quizá te interese: 13 cosas que los perros odian de los humanos

Fue realmente conmovedor cuando vieron a un grupo de perros fieles esperando pacientemente en la puerta a que su dueño terminara su tratamiento de manera segura.

Más tarde, Mamprim llegó a saber que César se había encargado de cuidar a estos perros callejeros.

Es desgarradoramente reconfortante que un hombre sin hogar todavía encuentre una manera de dar amor a pesar de su condición. 

Al respecto, Mamprim le dijo a Dodo:

Todos están bien cuidados y gorditos. Verlos así, esperando en la puerta, solo muestra cuánto se cuidan y se aman mutuamente.

Mientras un hombre sin hogar estaba en el hospital, sus 4 perros leales lo esperaban en la puertaduchy / Shutterstock.com

Afortunadamente, los compañeros leales de César no tuvieron que esperar demasiado en la puerta.

Quizá te interese: Hombre se convierte en héroe rescatando perros del consumo humano

Fueron invitados por el personal después de que César recibió los medicamentos que necesitaba.

El personal del hospital ofreció a César y sus amigos perrunos algo de comida, puede que no lo creas, pero según Mamprim, César guardó algo de su comida para dar a sus perros más tarde. ¡Qué hombre más gentil!

Esta historia debería animarnos a cultivar el amor independientemente de la situación en que nos encontremos. No necesitamos tener mucho para mostrar amor, y César lo ha demostrado.

Comparte este artículo y déjanos saber tus comentarios al respecto.

Quizá te interese: Identificada la "asesina de perros" de Buenos Aires: había envenenado a más de 40 perros