Carmen y Lupita, dos siamesas apunto de morir, desafiaron todo pronóstico y ahora son dos hermosas señoritas

Estilo de vida y salud

March 6, 2018 12:05 By Fabiosa

Los padres de Carmen y Lupita estaban esperando mellizas, pero las chicas nacieron unidas siendo siamesas. Los doctores estaban desesperados y todos opinaban que las bebés no tendrían más que unos cuantos días de vida.

Sin embargo, estas fuertes niñas no tenían planes de rendirse, pelearon por sus vidas y aún las cosas más sencillas de la vida eran un verdadero reto, considerando su situación, pero nada de estos las desanimó.

A post shared by Lupita A. (@andrade_glupe) on

Cada niña nació con un par de brazo, un par de pulmones pero un solo corazón y un solo estómago. Comparten el hígado, los sistemas circulatorios, digestivos y reproductivos. Sin embargo, tienen columnas separadas hasta el área pélvica, en donde sus cuerpos se fusionan.

A post shared by Carmen (@andrade_mcarmen) on

Para ellas, fue muy difícil aprender a caminar, de hecho, lograron dar sus primeros pasos apenas con 4 años, edad mucho mayor que todos los bebés normales. Lupita y Carmen tenían cada una la responsabilidad de una pierna, por lo que tenían que aprender a balancearse y coordinarse para moverse juntas.

Las personas que los conocen opinan que tienen personalidades muy distintas. Carmen es un excelente estudiante, con mucha chispa y ambiciosa, mientras que Lupita es más reservada y tímida. Pero algo sí es seguro, ambas comparten un gran sentido del humor.

A post shared by Carmen (@andrade_mcarmen) on

De hecho, muchas personas les hacen la tonta pregunta de que si son mellizas, ellas responden que en verdad son primas muy cercanas. Ellas mantienen una alegría constante a pesar de que tienen muchos problemas de salud. Los pulmones de las chicas tienen una capacidad reducida y también presentan problemas con sus columnas.

Muchos doctores insisten en que podrían separarlas con una cirugía, pero ellas no quieren someterse a una cirugía de alto riesgo que podría terminar con problemas neurológicos o la muerte de una o ambas hermanas.

Estas hermanas no se imaginan una vida sin la otra y por nada del mundo quieren correr el riesgo de que de las dos fallezca en la operación. Hace apenas algunos meses cumplieron 16 años y su vida social y escolar no es diferente que las de sus compañeros de la misma edad.