ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

A este hombre le creció un bosque de hongos en su oído. ¡Y este no es el primer caso en la historia!

Date November 6, 2018 23:00

Recientemente, el Daily Mail reportó un caso interesante. ¡Un hombre vietnamita creció un "bosque entero" de hongos en su oído!

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Ahimesut 2 Nolu Asm (@ahimesut2noluasm) on

Moho negro en el canal auditivo.

El hombre, que deseaba permanecer en el anonimato, visitó un hospital en Hanoi con dolor y picazón en la oreja. Cuando los médicos observaron su oído, encontraron muchas esporas negras y una inflamación severa, que fue causada por la reproducción activa de la infección micótica en el canal auditivo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Dr Erik Narvaez H. (@otorrinotijuanadrnarvaez) on

Según los médicos, si el paciente hubiera pedido ayuda un poco más tarde, el hongo podría haber crecido aún más y haberlo privado completamente de la audición.

Los expertos dicen que el hongo auditivo probablemente fue una infección secundaria debido al médico anterior que había tratado incorrectamente su infección bacteriana en el oído.

¡Y este no es el primer caso en la historia médica!

Quizá te interese: Tenía la costumbre de tapar nariz y boca al momento de estornudar, y su garganta terminó pagando caro

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Olga Pinegina (@in_petri) on

¿Qué es la otomicosis?

La otomicosis es una enfermedad infecciosa extrema del oído causada por hongos. La enfermedad afecta principalmente solo al oído externo, aunque en casos graves puede llegar más lejos. Puede ser causada por una amplia gama de hongos, los más comunes son Aspergillus y Candida. Las personas con un sistema inmunitario debilitado, así como los pacientes con diabetes, tienen un mayor riesgo de contraer esta infección.

Entramos en contacto con diversos hongos en el medio ambiente a diario, pero generalmente no representan una amenaza para la salud. Solo en algunos casos pueden causar una infección del canal auditivo como la otomicosis, y a veces también puede afectar las partes íntimas.

¿Quién está en riesgo?

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Wiriadi Putra (@wiriadiputra) on

Cuando las personas con bajos niveles de inmunidad entran en contacto con un hongo, pueden infectarse más fácilmente que los demás.

Además, la otomicosis es más probable que ocurra en países con climas cálidos o tropicales, porque los hongos se propagan activamente en lugares calurosos y húmedos.

Otros factores de riesgo incluyen:

  • Lesión en el oído debido al uso de audífonos o hisopos de algodón.
  • Enfermedades crónicas de la piel como el eccema.
  • Diabetes.
  • Deportes acuáticos, incluyendo natación y surf.
  • Nadar en aguas contaminadas.
  • La ausencia de cerumen en el canal auditivo, que inhibe el crecimiento de bacterias y hongos y también evita que el canal auditivo se seque.

¿Por qué es peligrosa la otomicosis?

La otomicosis puede convertirse en una enfermedad crónica si no se trata. También puede ocurrir si una persona está continuamente expuesta a agua contaminada con el hongo.

Esta enfermedad infecciosa puede propagarse más allá del oído externo. En tal caso, el hongo puede perforar el tímpano y afectar el oído interno o incluso la base del cráneo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by د. محمد بوعباس (@dr_mbuabbas) on

En general, las infecciones fúngicas se tratan fácilmente con agentes antimicóticos locales u orales, pero en casos desatendidos, es posible que se requiera cirugía. Por eso es importante consultar a un médico ante la primera sospecha, ¡en lugar de esperar a que crezca un "bosque de hongos" en tu canal auditivo!

Por favor, comparte esta información útil con tus amigos.

Fuente: Health Line, Hidden Hearing, Medical News Today

Quizá te interese: Mujer pensó que había perdido su lente de contacto hace 28 años, pero los doctores ya lo encontraron


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.