ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

Mascarillas de leche: 3 recetas naturales que hasta Cleopatra usó para mantener su piel fresca

Date September 5, 2018 00:59

Es bien sabido que la piel del rostro necesita mucho cuidado: la falta de hidratación, la exposición a los rayos del sol y ciertos hábitos como el cigarrillo o dormir con maquillaje, pueden afectar negativamente su elasticidad y su estado general.

Artem Shadrin / Shutterstock.com

Para combatir estos daños, existen muchas cremas y mascarillas disponibles en tiendas y farmacias. Sin embargo, también existen recetas antiguas que son igualmente eficientes y están al alcance de todos. Uno de los principales ingredientes de las recetas naturales es la leche. De hecho, la leyenda cuenta que Cleopatra se bañaba en leche para mantener su piel humectada.

BigBigbb1 / Shutterstock.com

¿Cuáles son los beneficios de la leche?

La leche está dotada de componentes como carbohidratos, proteínas, ácidos orgánicos, oligoelementos, grasas buenas y vitaminas A, B1, B2, B3, B9, E, C, que son esenciales para la piel del rostro, especialmente en los meses del invierno. Estos son algunos de sus beneficios:

  • Reduce los procesos de envejecimiento debido a que contiene un antioxidante, la vitamina E.
  • Combate la sequedad y la descamación.
  • Suaviza, levanta y refresca la piel.
  • Actúa contra el acné con la ayuda de enzimas lácteas, vitaminas A y B2.
  • Alivia la inflamación.
  • Nutre e hidrata la piel haciéndola firme y elástica.
  • Aclara la piel.

ShotPrime Studio / Shutterstock.com

¿Cómo usar la leche en el rostro?

A continuación te proponemos tres recetas diferentes para aprovechar las bondades de la leche en tu rostro. Ten en cuenta que hay muchas mascarillas de leche, por eso debes estudiar detenidamente los componentes de cada una para asegurarte de que no te causen alergias. Si tienes dudas con alguno de ellos, es mejor consultar a un especialista.

Tatyana Dzemileva / Shutterstock.com

Quizá te interese: 5 ingredientes que traen más daños que beneficios al rostro, evitarlos es una decisión muy sabia

Receta 1.

Los ingredientes para esta clásica receta son los siguientes:

  • 1 cucharadita de leche.
  • 1 cucharadita de miel.
  • 1 cucharadita de harina de avena (si no tienes la piel seca).

Mezcla todos los ingredientes y después de limpiar bien tu rostro, aplica la mascarilla usando un cepillo. Déjala actuar de 15 a 20 minutos y luego lava tu rostro con agua tibia.

Africa Studio / Shutterstock.com

Receta 2.

Esta receta es ideal para la piel inflamada e incluye los siguientes ingredientes:

  • 1 cucharada de leche.
  • 1 cucharada de infusión de manzanilla o flores de lima.

Mezcla los ingredientes y aplícalo en todo el rostro limpio. Déjalo actuar durante 20 minutos y lava tu rostro con agua tibia.

wasanajai / Shutterstock.com

Receta 3.

Esta receta es ideal para nutrir e hidratar la piel y requiere de los siguientes ingredientes:

  • 1 banana.
  • 4 cucharadas de leche.

Machaca la banana con un tenedor y agrégale la leche hasta que se forme una pasta. Lava bien tu rostro, aplica la mascarilla y déjala actuar por 30 minutos. Finalmente, lava tu rostro con agua tibia.

GreenArt / Shutterstock.com

Antes de aplicar cualquier mascarilla en tu cara, asegúrate de probarla en la piel de detrás de tu oreja y/o en el lado interno de tu antebrazo. Esto ayudará a preveer una reacción alérgica y te permitirá saber de antemano cómo reacciona tu piel ante los ingredientes.

Photographee.eu / Shutterstock.com

También es importante que consideres productos profesionales para el cuidado de la piel. Con la edad, los remedios naturales pueden volverse menos efectivos, por lo que eventualmente tendrás que acudir a cosméticos de calidad.

Recuerda que lo más importante es combinar cualquier mascarilla que elijas con hábitos saludables y una alimentación adecuada. Si tu cuerpo está sano, tu piel también irradiará salud.  

Fuente: Milomarket, Beauty

Quizá te interese: La ciencia del delineador: Secretos para elegir el correcto y lucir una mirada cautivadora


Este material es suministrado solamente con fines informativos. Algunos de los productos y elementos discutidos en este artículo pueden causar una reacción alérgica y dañar su salud. Antes de usarlos, consulte con un técnico o especialista certificado. Los editores no son responsables de ningún daño u otras consecuencias que puedan ser generadas por el uso de los métodos, productos o elementos descritos en este artículo.