PSICOLOGÍA

Fue un chico de campo y hoy es una reconocida bailarina de burlesque: la historia de Cassandra Cass

Date June 7, 2019 01:32

Los padres modernos se esfuerzan para brindarle a sus hijos la mayor cantidad de oportunidades y bienestar posible; por su parte, los principios de la educación basada en el "género fluido" siguen cobrando más popularidad hoy día: su propósito es permitir a los chicos que alcancen su potencial completo.  

Es por eso que hoy una chica delicada puede trabajar como plomero mientras que un chico fornido puede ser modelo; y, para la gente, no hay nada de malo en ello.

Pero, ¿este pensamiento hace que las personas dejen de identificarse con el género con el que nacieron?  

Algunas personas descubren que han estado viviendo en el cuerpo "incorrecto" por años, y mientras muchos padres intentan entender a sus hijos en esta situación y aceptarlos, otros consideran que esto es algo anormal así como una vergüenza para la familia entera.  

De hecho, este malentendido fue el comienzo de la historia de una de las bailarinas de burlesque más famosas: nos referimos a Cassandra Cass.

Esta rubia encantadora, con su figura llena de curvas atractivas, es una estrella de televisión y de reality show; ella llena salas enormes con sus apariciones, pero su éxito y armonía son el resultado de un camino largo lleno de retos.

Pocos saben que Cassandra pasó su infancia en el pueblo de Iowa y que, en realidad, era un chico tímido; por cierto, nunca fueron revelados los datos sobre su nacimiento o su nombre real.

Lo que sí se sabe es que fue criada en la familia de un entrenador de fútbol y que su padre era un hombre despótico. 

Su madre, que falleció de cáncer, aceptaba y apoyaba las aspiraciones de su hijo, mientras que su padre estaba en contra de que se convirtiera en mujer. 

Cassandra dejó su casa cuando solo tenía 18 años; ya en Florida, se convirtió en actriz de un espectáculo popular de burlesque.

Allí comenzó, tal como muchas, con los procedimientos regulares: se vestía con ropa de mujer, se maquillaba y se hacía distintos peinados. 

En Florida se sintió inspirada a hacer realidad su voluntad de convertirse en mujer y de seguir sus sueños por extraños que parecieran a la sociedad. 

Así, su transformación fue gradual: para convertirse finalmente en Cassandra tuvo que someterse a intervenciones subquirúrgicas en la cara, el pecho y los glúteos (todo esto le tomó más de un año y necesitó cerca de $250.000).

Pero lo importante es que sintió que valió la pena pasar por todo eso para lograr ser lo que quería: una mujer hermosa. 

A parte de su trabajo activo como parte de la industria del entretenimiento, Cassandra también lidera algunos programas sociales con los que intenta ayudar a personas como ella y defiende sus derechos.

Después de todo, lo único con lo que todos soñamos, tal como ella, es con ser felices y alcanzar así lo que queremos en la vida, ¿no crees?