Con 43 años, esta británica ya era madre de 20 hijos: ahora acaba de dar a luz a la número 21

En 2017, una mujer británica llamada Sue tuvo a su hijo número 20 junto a su esposo, Noel Radford. En ese momento, ella aseguró que no tendría más hijos y que la familia estaba, "oficialmente", cerrada. Pero como dicen por ahí, "nunca digas nunca", pues un año después, Sue ha anunciado la llegada del vigésimo primer bebé de este matrimonio y es una niña.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Noel Radford (@noelradford) el

Sue y Noel creen que tener una familia así de numerosa es una verdadera bendición y se alegraron mucho al recibir la noticia del embarazo número 21.

Quizá te interese: Madre asombra a médicos y familiares con su enorme panza y más de 40 kilos ganados en su embarazo

Esta pareja se conoció hace 36 años y Sue quedó embarazada por primera vez a los 14 años de edad. Ellos decidieron criar a sus hijos, a pesar de las condiciones adversas, pues ambos habían sido abandonados por sus padres al nacer.

Para esta mujer las horas de lavar y planchar son, ¡una verdadera pesadilla!

Quizá te interese: Más barato por docena: 7 Razones que te harán considerar tener una familia numerosa

Actualmente, Sue pasa la mayor parte de su tiempo atendiendo a sus hijos menores y aún así, logra conseguir tiempo para atender también a los mayores. Además, la pareja ya tiene nietos, quienes también vienen a visitarlos de vez en cuando.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Публикация от Noel Radford (@noelradford)

Lo más increíble de todo es la figura que Sue logra mantener después de todos estos partos.

Feodor Vassilyev, de Rusia, tiene el récord por ser el padre de más hijos, ya que su primera esposa le dio 69 y su segunda 18. Ciertamente, Sue y Noel no lograrán romper este récord pero cabe admitir que una familia de 21 niños y contando, no es algo que se vea todos los días. ¡Simplemente, impresionante!

Quizá te interese: Niño de 6 años habló por primera vez luego de que su dentista descubriera que sufría de la “lengua amarrada”