VIDA REAL

Según doctores, chuparse el dedo es un hábito bastante inofensivo y no necesariamente un problema

Date July 9, 2019 17:18

Uno de los hábitos más comunes de los niños que no debe escapar a la atención de los padres es chuparse el dedo pulgar. Es un reflejo instintivo que algunos bebés ya desarrollan desde el útero.

Tales acciones calman al niño, especialmente bajo estrés, miedo o antes de acostarse. Además, chuparse el dedo o el puño les permite saber a los padres que el bebé tiene hambre o que se le dejó de amamantar antes de tiempo y que no ha recibido suficiente consuelo al comunicarse con la madre.

Si el motivo es claro, puede seguir ciertos pasos que harán que el instinto no sea tan frecuente y el bebé dejará de chuparse el dedo.

Hay límites de edad aproximados para cuando un niño debe abandonar este hábito. Esto suele suceder a la edad de 6-7 meses. Pero algunos pediatras argumentan que los niños pueden chuparse el dedo con seguridad hasta los 4 años de edad, y esto no debería preocupar a los padres en lo absoluto, por lo que no requiere medidas drásticas.

De todos modos, todavía es mejor averiguar la razón de tal reflejo y por qué el niño no puede calmarse sin chuparse el dedo.

Si el hábito persiste, entonces puede seguir los siguientes pasos:

  • Decirle al niño que quieres ayudarlo a lidiar con este hábito.
  • Acuerda limitar el tiempo de chuparse el dedo solo antes de acostarse y no en lugares públicos.
  • Debes dejar claro que los niños y niñas grandes no se chupan los pulgares.
  • Trata de no hacer alusión a otros casos.
  • No uses guantes o sabores amargos en los dedos del niño para obligarlo a abandonar este hábito.

¡Confía en nosotros, tu hijo no seguirá chupándose el dedo en una entrevista de trabajo o en su boda! Ser paciente y comprensivo es la clave para ayudar a tu hijo a hacer frente a este hábito.


El material en este artículo solamente tiene fines informativos y no reemplaza el asesoramiento de un especialista certificado.