Niño se desmaya tras tener problemas para respirar por columpiarse mucho tiempo

Familia y niños

August 7, 2019 00:59 By Fabiosa

Tanto a los niños como a los padres les encanta ir a un parque de diversiones: los más pequeños pueden correr, divertirse y drenar su energía acumulada, mientras que los padres pueden unirse a la diversión o tener la oportunidad de descansar un rato mientras observan a sus hijos.

Pero todo padre, por su parte, intenta mantener vigilado a sus hijos para evitar posibles lesiones o inconvenientes; no obstante, ellos no siempre son conscientes de dónde pueden estar escondidos los peligros.

Rebecca Jordan compartió su historia: a su hijo le encantaban los columpios, él pidió que lo giraran a máxima velocidad mientras estaba sentado con la cabeza hacia atrás.

Una vez, después de otro de esos giros, él se quejó con su madre diciéndole que estaba teniendo problemas para respirar y que "le dolía el cerebro"; por un momento, el pequeño llegó a perder el conocimiento.

Lo habían hecho girar tanto y con tanta rapidez que la sangre se le acumuló en su cabeza, produciéndole un enorme "moretón" en la parte superior de la misma.

Por fortuna, el examen médico no reveló ningún daño grave, y el niño se recuperó muy pronto.

Rebecca, sin embargo, quiso compartir su experiencia, a través de Facebook, con el fin de instar a los padres a controlar el tiempo y la velocidad de la rotación para evitar lo que le pasó a su hijo.

De todos modos, es posible lesionarse incluso en la escuela: es más, lesiones similares se observan en niños (principalmente bebés) que, por maltrato, sufren el síndrome del bebé sacudido.

Esta información puede ser de utilidad para aquellos que tienen hijos o nietos que asisten al jardín escolar o se quedan con niñeras: es crucial recordar que esta es, de hecho, una forma de abuso infantil muy común.

Los músculos del cuello de un bebé son muy débiles como para mantener su cabeza, desproporcionadamente más grande, en la posición correcta; entonces, si el bebé es sacudido incluso unas pocas veces con mucha fuerza, se puede conducir a un daño irreversible o a la muerte cerebral debido al desbordamiento de la sangre.

Los síntomas de este estado incluyen lo siguiente:

  • Somnolencia.
  • Irritabilidad.
  • Disminución del enfoque.
  • Hemorragia por traumatismo craneal cerrado.
  • Disminución del apetito.
  • Pupilas dilatadas.
  • Nivel alterado de conciencia.
  • Vómito.
  • Convulsiones.
  • Problemas respiratorios.
  • Lesiones torácicas y abdominales.
  • Fontanela firme (punto blando).
  • Presión arterial anormalmente baja.
  • Postura en la que la cabeza queda doblada hacia atrás y la espalda arqueada.

Niño se desmaya tras tener problemas para respirar por columpiarse mucho tiempoAntonio Guillem / Shutterstock.com

Las consecuencias de una sacudida excesiva pueden ser:

  • Hematoma subdural (acumulación de sangre entre la superficie del cerebro y la membrana externa que lo rodea).
  • Hemorragia interna en la cabeza o en los ojos.
  • Trauma directo a la sustancia cerebral.
  • Ruptura de las ramas de las células nerviosas.
  • Pérdida de la visión y/o de la audición.
  • Parálisis cerebral y otros tipos de parálisis.
  • Fractura en el cráneo, la columna vertebral y/o la clavícula.

Niño se desmaya tras tener problemas para respirar por columpiarse mucho tiempobabyGOLFX / Shutterstock.com

El cuerpo de un niño es demasiado frágil para soportar tal carga física; por eso, a menudo, este tipo de sacudidas puede generarle consecuencias fatales.

Los síntomas del síndrome del bebé sacudido, por lo general, aparecen justo tras la lesión y alcanzan su punto máximo de 4 a 6 horas después.

Algo similar le sucedió al hijo de Rebecca, aunque no hubo sacudidas ni golpes directos en la cabeza; sin embargo, ella busca instar a los padres a estar muy atentos a sus hijos: ¿conocías un caso similar a este?


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.