FAMILIA Y NIÑOS

Recién nacido se aferró a la vida tras contraer una infección que le fue transmitida por su madre

Date May 28, 2019 01:23

Las mujeres suelen someterse a numerosos exámenes médicos durante el embarazo, incluso cuando no planean hacerlo. A pesar de eso, existen una serie de enfermedades sin síntomas asociados, que no afectan de ninguna manera a la madre, pero que suponen una potencial amenaza para el bebé.

En mayo de 2019, The Sun reportó la historia de una madre, Bethany Foss, que ha querido advertir a otras mujeres embarazadas sobre una de esas enfermedades. Su hija, Daisey May, nació perfectamente sana, pero después de unas horas, su condición se deterioró de forma muy rápida: la bebé comenzó a gruñir con cada aliento.

Todo indica que, durante el parto, la madre le transmitió una infección de estreptococos del grupo B que ella ni siquiera sabía que tenía. Esto resultó ser un shock debido a que sus dos hijos mayores estaban muy sanos. Lo contrario de la niña, quién desarrolló meningitis debido a complicaciones de esta infección. Por fortuna, los doctores lograron salvar la vida del bebé, y pronto fue dada de alta del hospital. Sin embargo, la enfermedad causó daño cerebral severo: ahora Daisey May tiene epilepsia.

El estreptococo del grupo B es una infección bacteriana que se encuentra en la vagina o el recto de 1 de cada 5 mujeres sin que el portador lo tenga en cuenta. El riesgo de pasarlo al recién nacido es sólo 1 en 2.000. ¿Qué tal?

Los síntomas de que una madre puede ser portadora de estreptococo incluyen:

  • Infecciones frecuentes del tracto urinario durante el embarazo.
  • Parto prematuro (antes de la semana 37).
  • Fiebre durante el parto.
  • Ruptura de la membrana amniótica 18 horas o más antes de la aparición del parto.

Aunque el riesgo de transmitir la enfermedad al bebé es diminuto, por si acaso, debes saber acerca de las posibles complicaciones: el rápido desarrollo de la neumonía, meningitis, sepsis, y mortinato.

El estreptococo del grupo B en un bebé se manifiesta por los siguientes síntomas:

  • Primarios: fiebre, letargo, dificultades con la alimentación.
  • Secundarios: respiración irregular, frecuencia cardíaca inestable, irritabilidad, disfunciones gastrointestinales y renales.

Muchas clínicas ofrecen a las mujeres embarazadas ser revisadas para tratar de detectar las infecciones estreptocócicas, sin embargo, a veces a este problema no se le da la debida importancia. Por lo general, el diagnóstico requiere una prueba de hisopado vaginal/rectal, y los resultados pueden estar listos dentro de 48 a 72 horas.

Recién nacido se aferró a la vida tras contraer una infección que le fue transmitida por su madrewavebreakmedia / Shutterstock.com

A pesar del hecho de que no todas las mujeres infectadas transmiten la enfermedad al bebé durante el parto, las medidas preventivas pueden y deben tomarse. En general, al principio del trabajo de parto y más tarde, la madre recibe antibióticos cada 4 horas, y el bebé a menudo se le da el tratamiento adecuado después del nacimiento.

Recién nacido se aferró a la vida tras contraer una infección que le fue transmitida por su madreDmitry Kalinovsky / Shutterstock.com

En el caso de cesárea, la cosa es diferente: si la cirugía está planificada, y el proceso de parto natural no ha comenzado todavía, es decir, la vejiga amniótica permanece intacta, los antibióticos no son obligatorios. Sin embargo, es muy necesario tratar la infección en el futuro.

Recién nacido se aferró a la vida tras contraer una infección que le fue transmitida por su madreJeerapong Tosa-ngad / Shutterstock.com

Las consecuencias devastadoras de la infección por estreptococos del grupo B pueden evitarse mediante las medidas preventivas correspondientes. Y dado lo común que es esta enfermedad, es muy recomendable que la mujer sea revisada al planear el embarazo o durante el mismo.

Comparte esta historia para advertir a otras mujeres sobre esta amenaza silenciosa.


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.