Psicólogos explican por qué algunos niños aman más a uno de sus progenitores

No hay mayor alegría que ver crecer a un hijo en una familia amorosa, rodeado del cariño de sus dos progenitores. En ocasiones, el niño va a necesitar más a uno de sus padres que al otro, a veces, dependiendo de la etapa de su desarrollo, el género del infante y las necesidades sociales.

Psicólogos explican por qué algunos niños aman más a uno de sus progenitores

Por ejemplo, hasta los 3 años, el bebé creará más apego hacia su madre, pero luego de esta edad, al comenzar a aprender a jugar y a divertirse al aire libre, necesitará de su padre de forma crucial.

Quizá te interese: No las digas: 5 frases que podrían dañar la vida y el futuro de tus hijos

Psicólogos explican por qué algunos niños aman más a uno de sus progenitores

¿Por qué un hijo puede ser amoroso hacia un progenitor?

A medida de que los niños crecen, estos comienzan a elegir por sí mismos con quién jugar o interactuar. Estos patrones son perfectamente naturales, y los psicólogos tienen sus explicaciones muy claras al respecto.

Psicólogos explican por qué algunos niños aman más a uno de sus progenitores

1. El estado mental y emocional del niño:

La primera razón, puede ser que el niño le tenga algo de temor a un progenitor, por razones tan simples como la brusquedad en sus movimientos o que tiene un tono de voz más alto. Es por ello que, a veces de forma irracional, se crea un vínculo emocional o mental más fuerte con el progenitor que los hace sentir más cómodos.

Quizá te interese: 5 razones por las que muchas mujeres se sienten abandonadas en sus matrimonios

2. El tiempo de calidad que pasan juntos:

Psicólogos explican por qué algunos niños aman más a uno de sus progenitoresEvgeniy Kalinovskiy / Shutterstock.com

En este particular, hay pocas dudas. Por ejemplo, si el niño pasa más tiempo con su madre, pero ella está durante todo ese tiempo haciendo tareas y no le dedica tiempo a él, este será más apegado a su padre, quién con apenas 20 minutos al día de tiempo de calidad logra ganarse su afecto.

3. La edad y los gustos del niño:

Hay que aceptar que hay cosas para las que cada progenitor es mejor. Por ejemplo, los padres saben dar un mejor "caballito" en sus espaldas o enseñar a manejar bicicleta, mientras que la madre cocina mejor. Por lo tanto, si el pequeño es del tipo más activo y atlético, generará más apego hacia su padre y si es más "hogareño", hacia su madre. Claro está, siempre y cuando el caso sea como el descrito anteriormente.

¿Qué debe hacerse en estos casos?

Psicólogos explican por qué algunos niños aman más a uno de sus progenitoresfizkes / Shutterstock.com

Si el hijo de una pareja prefiere a uno de los padres, pues la forma de "corregir", si se puede utilizar esta palabra, es la de intentar entender las emociones y sentimientos del niño, para así lograr que el progenitor menos favorito logre un vínculo más cercano con este. Sin embargo, lo principal es aceptarlo, pues que un hijo, aunque no lo diga, tenga a un progenitor favorito, no tiene nada de malo. Incluso, es posible que con el paso de los años, el sitial de honor vaya cambiando de un padre a otro.

Al final, lo importante es que reciban amor, cuidados, atención y guía por parte de sus dos progenitores, por lo que no importa si él tiene un favorito, siempre y cuando él sea lo más importante para sus padres.

Quizá te interese: Estas son las 7 frases más dolorosas que una madre podría escuchar de sus hijos


El material en este artículo solamente tiene fines informativos y no reemplaza el asesoramiento de un especialista certificado.