NOTICIAS DE CELEBRIDADES

El príncipe Carlos lo tuvo todo en su infancia, pero siempre le hizo falta lo más importante

Date August 31, 2018 15:47

El príncipe Carlos siempre parece de buen humor: sonríe y bromea mientras se prepara para ascender al trono británico. Sin embargo, la infancia del futuro monarca y primogénito de la reina Isabel no fue tan feliz como puede parecer a simple vista.

gettyimages

El Príncipe de Gales nació el 14 de noviembre de 1948 y pasó las primeras semanas de su vida rodeado de amor materno. Sin embargo, muy pronto todo cambió drásticamente.

gettyimages

La princesa Isabel regresó rápidamente a sus deberes reales y comenzó a dejar al pequeño en manos de niñeras, mientras participaba en eventos en todo el país y en el extranjero. Sin embargo, esto era lo usual en aquella época. Esta tradición fue violada por primera vez por la princesa Diana cuando se fue de gira con el príncipe William cuando el pequeño tenía menos de un año.

gettyimages

El Príncipe Felipe intentó encontrar tiempo para comunicarse con su hijo, pero no siempre tuvo éxito. Se llevó al niño con él a pescar o a cazar, pero realmente no se llevaron muy bien. Si se tiene en cuenta que había crecido en compañía de sus niñeras y su abuela, Carlos parecía demasiado blando para Felipe y por eso usaba métodos muy crueles para desarrollar cualidades masculinas en su hijo, quien siempre intentaba hacer todo lo posible para satisfacerlo.

gettyimages

Carlos no habla mucho sobre su infancia pero le gusta compartir los mejores recuerdos de su abuela. En particular, cuenta cómo se dejó llevar por la jardinería en su residencia, el Royal Lodge. Él se sentía particularmente tranquilo entre los árboles, las camas de vegetales y las flores, por eso desde la infancia comenzó a cuidar de las plantas.

Quizá te interese: Carlos revela cómo es realmente su relación con la reina Isabel detrás de los muros del palacio

Cuando llegó el momento de que el príncipe fuera a la escuela, ingresó en la London Hill House y luego en la escuela de Cheam. Carlos nunca tuvo muchos amigos en ninguna de estas escuelas: las orejas sobresalientes y el exceso de peso hicieron que otros se burlaran de él, a pesar de su origen real.

gettyimages

En 1962, el príncipe Felipe transfirió a su hijo al internado Gordonstoun, donde él mismo había estudiado. Carlos vivió esta experiencia escolar como una prisión: trotar por la mañana, las duchas frías, las ventanas abiertas en las aulas y los dormitorios, produjeron en él evocaciones tenebrosas. De hecho, dormía mal porque sus ronquidos hicieron que sus compañeros lo golpearan, además se burlaban de sus hábitos y de su origen real.

gettyimages

Felipe no escuchaba las quejas de su hijo. Sin embargo, hay que tener en cuenta que su infancia fue aún más difícil: creció lejos de sus padres, moviéndose y cambiando escuelas constantemente. Casi nunca se quedó con la misma gente por mucho tiempo y también fue testigo de la muerte de muchos de sus familiares y amigos. El deporte y el servicio militar fueron sus únicos pasatiempos y la Segunda Guerra Mundial forjó su carácter.

gettyimages

Más tarde, Carlos afirmó que no sentía muy cuidado por sus padres cuando era niño. Sin embargo, la princesa Anna rápidamente contradijo sus palabras: aunque la Reina y su esposo a menudo visitaban eventos oficiales y pasaban poco tiempo abrazando a sus hijos pequeños, había que reconocer que ambos padres crecieron en una atmósfera similar.

gettyimages

Felipe tenía miedo de consentir a los niños con lujo y poder, mientras que Isabel simplemente no tenía suficiente tiempo. Sin embargo, como todos los padres, trataron de brindarles todo el amor y el cuidado que estaba a su alcance.

gettyimages

La infancia del príncipe Carlos parece haber generado en él los conflictos que lo llevaron a ser conocido como un príncipe rebelde. ¿Crees que se hubiera convertido en una persona diferente si sus padres hubieran estado con él durante sus años de infancia?

Fuente: The List, IB Times, Express

Quizá te interese: Entre bromas y protocolos, el Príncipe Charles le encontró un apodo a su nuera Meghan Markle