PSICOLOGÍA

La "nieve sandía": un fenómeno tan hermoso como peligroso que pasa solo en algunos lugares del mundo

Fecha 18 de octubre de 2018

Una capa color rosa tiñe la nieve dando un hermoso efecto al mismo tiempo que genera problemas al acelerar es deshielo.

Por muchos años fue llamada nieve sandía sin que hubiese estudios acerca de ello, hasta que Robert Brown, un botánico, en el siglo XIX estudió el fenómeno, la causa: algas de tipo Chlamydomonas nivalis.

La nieve sandía curiosamente no se llama así por su color, sino que tiene un olor y sabor ligero a sandía. Las algas de la familia Chlamydomonas suelen ser verdes, llamando la atención que la acumulación de estas logren crear toda una alfombra rojiza en los glaciares ¿cuál es la causa?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Допис, поширений Viajes Eroski (@viajeseroski)

 

Origen del color ‘sandía’:

Las algas Chlamydomonas nivalis contienen clorofila como sus demás hermanas de color verde, pero contiene un pigmento familia de los carotenos, astaxantina.

El pigmento funciona como la melanina del cuerpo humano, es un método de protección ante las radiaciones ultravioletas que de un modo particular permite recibir los rayos que sí necesitas para alimentarse (fotosíntesis).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Допис, поширений Cinta Pegueroles Queralt (@cintapq)

 

Otras algas tienen mecanismos similares que permiten protegerse, entre las 350 tipos que pueden hacerlo se observan colores entre los negros, marrones y amarillos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Допис, поширений WeberStateMicro (@weberstatemicro)

 

Quizá te interese: 5 Playas bioluminiscentes del mundo que ofrecen un espectáculo luminoso nocturno para sus visitantes

 

 

¿Por qué preocupa a los científicos?

Pueden parecer inofensivas estas algas, más en los meses con muy bajas temperaturas donde el color rojizo pasa desapercibido, pero tienen un mecanismo que les permite saber cuando suben las temperaturas para aprovechar los pocos rayos solares.

Aquí aprovechan para reproducirse rápidamente, se estima que por cada centímetro hay millones de algas. Su reproducción es perjudicial por su efecto en el calentamiento global.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Dan (@trailstaff) el

La astaxantina que las protege de ciertos rayos retiene el calor, perdiendo así el efecto de reflexión propio de la blanca nieve. A mayor calor es más drástico el derretimiento de nieve y de glaciares, preocupando así a la comunidad científica.

Hasta un 13% es el incremento del deshielo, pudiendo traer consecuencias a largo plazo, más con la velocidad de expansión que le da los fuertes vientos montañosos que dispersan a la dañina alga.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Допис, поширений Ryan Buhler (@ryan.buhler)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Допис, поширений Robby Caldwell (@robby_caldwell1)

 

 

Por más que huela a sandía ¡no debes comerla!

Además del olor tiene sabor a la fruta, por eso es normal que los curiosos quieran llevarla a la boca, pero no se debe consumir por las siguientes razones:

  • El alga Chlamydomonas nivalis es laxante a diferencia de la mayoría de las algas que sí son comestibles.
  • La nieve es agua sin tratar y puede estar contaminada y causar malestares estomacales.
  • En la nieve se desarrollan microorganismos como protozoarios, hongos y bacterias.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Допис, поширений Ethan Rudy (@ethanrudy)

 

 

Así que la nieve sandía es un fenómeno para disfrutar por su belleza, sin olvidar el riesgo que conlleva su consumo y sobre todo el gran impacto que causa su reproducción y cómo los científicos buscan controlar dicha expansión.

Fuente: Smithsonian Mag, Scientific American, ABC

Quizá te interese: Habitantes de una ciudad de Kazajistán se sorprendieron al ver sus calles llenas de nieve negra