Olores corporales que avisan que se acerca la hora de visitar al médico

Estilo de vida y tendencias

January 26, 2018 08:11 By Fabiosa

El cuerpo humano expide una gran cantidad de olores, lo cual es normal. Los productos de hiegene modernos nos ayudan a mantenernos limpios y a contrarrestar las secreciones naturales. La pasta dental ayuda a mantener la salud oral y asegura un buen aliento, los champús y los geles de baño remueven el sucio y le dan al pelo y a la piel una sensación placentera, y los desodorantes y perfumes disimulan efectivamente todo lo que queremos ocultar. La limpieza del cuerpo y los olores que éste expide son parte de nuestra imagen e indicadores de lo cómodo que es para los demás interactuar con nosotros. Pero a veces nuestro cuerpo indica ciertos problemas posibles a través de algunos olores.

Causas caseras comunes.

Hay algunos prerrequisitos naturales para los malos olores en el cuerpo causados por hábitos inofensivos y algunas condiciones. Si no hay problemas de salud, puedes alcanzar mejoras considerables al eliminar la causa primaria.

1. Estrés.

En cualquier situación anormal, la reacción normal del cuerpo es el aumento de la sudoración. El estrés puede estar causado por cualquier cosa, como malas noticias, trabajo pesado o miedo. El sudor en sí no tiene olor, pero se vuelve desagradable cuando el fluido segregado se mezcla con las bacterias de la piel y la ropa. Sólo hay dos formar para contrarrestar este fenómeno: aprender a controlar las emociones y mantener una buena higiene.

2. Ingesta de medicamentos.

La causa del aumento en la sudoración puede radicar en algunos medicamentos, incluidas las medicamentos antipiréticos, antihistamínicos  y descongestionantes. En este caso, se recomienda consultar al médico, quien reemplazará el medicamento por algún otro o ajustará la dosis.

3. Ropa interior sucia.

La ropa interior toca las partes del cuerpo más propensas a sudar. Un ambiente húmedo contribuye a la reproducción de las bacterias que emiten olores desagradables cuando se mezclan con el sudor. Además, algunas telas absorben los malos olores, y cuanto más contacto tengan con la piel, mayor es la posibilidad de que incluso después de lavarlas, el mal olor no desaparezca. La ropa interior no debe usarse durante más de un día.

4. Zapatos sin medias.

Las medias y los zapatos cerrados son compañeros inseparables. La capa de tela entre la piel y la superficie interna del zapato absorbe la humedad. Por esto no es recomendable usar el mismo zapato dos días seguidos, pero si no hay alternativa, estas recomendaciones podrán ser útiles.

-  Ventila los zapatos y, si es necesario, lávalos o cambia las plantillas.

- Antes de ir a la cama, aplica un pequeña cantidad de antitranspirante en la piel de los pies.

- De vez en cuando, lava tus pies con un antibacterial, uno de los ingredientes debe ser una solución 1:2 de vinagre en agua.

5. Debilidad por la comida picante.

El picante le da a nuestros platos favoritos un sabor y aroma especial, pero también conlleva al mal olor de nuestro cuerpo. Las especias orientales son especialmente “peligrosas”, pues emiten gases que contienen azufre, los cuales se liberan a través de los poros de la piel a pocas horas de haber ingerido la comida.

Razones médicas.

Un olor corporal saludable puede estar sustituido por uno desagradable como resultado de desórdenes de naturaleza médica. Hay 3 causas comunes para este fenómeno, las cuales se pueden determinar por medio de cambios en el sudor segregado por el cuerpo.

1. Exceso de metionina.

Este aminoácido poco común contiene azufre y los desórdenes en su síntesis contribuyen a la formación de una cantidad excesiva de sulfuro de dimetilo. El problema puede reconocerse cuando el cuerpo emite un olor a repollo hervido. Una de sus causas es el consumo de grandes cantidades de alimentos ricos en proteína, como carne y queso; sin embargo, no se puede excluir la posibilidad de una mutación genética que genera una reducción de la producción de las enzimas que contribuyen a la destrucción de la metionina. Es preferible no ignorar este fenómeno, pues está vinculado a patologías neurológicas y a un empeoramiento general de la situación.

2. Trimetilaminuria.

El olor a pescado es descomposición es desencadenado por la producción de trimetilaminuria en el intestino, el cual ayuda a digerir efectivamente varios alimentos. Una cantidad excesiva de esta sustancia es el resultado de un cuerpo que no puede sintetizar la enzima que la destruye; por eso la trimetilaminuria se segrega con líquidos, como el sudor o la orina.

3. Exceso de ácido isovalérico.

El olor característico a queso indica una concentración excesiva de ácido isovalérico, un aumento que estimula el desarrollo de patologías cerebrales e incluso puede causar la muerte, sobre todo en niños pequeños. La falta de la enzima que la neutraliza es una desviación genética que no tiene cura. Aun así, es posible mantener el cuerpo en un estado totalmente satisfactorio al eliminar los productos ricos en leucina.

READ ALSO: El 70% de las mujeres está en riesgo de padecer fibromas uterinos. Esta información podría marcar la diferencia

Olores atípicos que pueden ser síntomas.

Nuestro cuerpo siempre señala desórdenes probables en su funcionamiento, incluso por medio del olor. Ahora veremos las fuentes principales y las señales que indican que deberías consultar a un médico para que te examine.

1. Olor en la boca.

Un olor azucarado o dulzoso es común en la gente que sufre de diabetes. Este fenómeno se debe al hecho de que en lugar de glucosa, el cuerpo usa grada como fuente de energía, lo cual contribuya a la formación de cetona; un exceso de esta sustancia puede conllevar a lo siguiente:

- Coma diabético.

- Lesiones oncológicas del cerebro.

- Pérdida de la consciencia.

Puedes intentar descubrir cuál es el problema a través de un examen con tiras de cetona. Toma en cuenta a las primeras señales debes consultar a un especialista, sobre todo si hay dudas o un historial de diabetes.

El olor a pescado indica un daño en el riñón, el cual prácticamente no presenta síntomas durante las primeras etapas. Para prevenir enfermedades, debes monitorear tu presión sanguínea y nivel de azúcar en la sangre, así como evitar alimentos ricos en grasas y colesterol, y reemplazarlos por comida saludable.

El mal aliento permanente se debe a no mantener una higiene adecuada o a la existencia de un proceso inflamatoria.

2. Olor atípico de la orina.

El cuerpo libera una gran cantidad de toxinas a través de la orina, esta es la explicación de por qué su olor no es para nada agradable.

Un olor agudo a amoníaco puede ser síntoma de deshidratación o de infección en el sistema urinario. Si la orina tiene un olor dulce fuerte similar al de jarabe de maple, indica la imposibilidad del cuerpo de producir un número de aminoácidos para la digestión. También puede ser una señal de enfermedades genéticas.

3. Sangre.

En este contexto, se alude a daños de la piel acompañados de pérdidas de sangre; es decir, no se refiere al ciclo menstrual de las mujeres. Si la herida tiene un olor desagradable incluso días después de la lesión, puede ser indicio de una infección en desarrollo.

4. Deposiciones.

Al igual que con la orina, el cuerpo segrega toxinas de material de desecho a través de la masa fecal, por eso el olor es de igual modo desagradable, pero en algunos casos, también puede ser señal de intolerancia a la lactosa.

5. Pies.

Los pies emiten un olor desagradable luego de todo un día de usar zapatos o de realizar una actividad física. Como regla, desaparece luego de los procedimientos de higiene adecuados y luego de período corto de tiempo durante el cual los pies “respiran”. Si el olor es permanente, es aconsejable que examines tus pies, dedos y uñas para revisar si existe alguna lesión micótica, sobre todo si el fenómeno está acompañado por la piel pelada o enrojecida, o por la aparición de ampollas.

El olor a queso se produce cuando no mantienes una higiene apropiada o usas zapatos viejos que absorben una gran cantidad de humedad; sin embargo, también puede indicar desórdenes hormonales o hiperhidrosis, un aumento en la sudoración indistintamente de las condiciones ambientales.

El cuerpo humano es uno de los sistemas perfectos creados por la naturaleza. Ignorar las señales que no envía normalmente conlleva al desarrollo de enfermedades crónicas. Al prestarle atención a los olores que el cuerpo emite, tenemos más posibilidades de prevenir enfermedades o de evitar empeorar alguna anomalía.

READ ALSO: 8 Consejos para lucir una pedicura digna de salón de belleza ¡sin salir de casa!

Source: MADAMENOIRE, Reader’s digest, Medical Daily


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.