Los ladridos de su perro a su panza de embarazada le avisaron que estaba enferma y que podía perder a su bebé

Noticias

December 20, 2017 11:38 By Fabiosa

Todos los dueños de perros saben que sus amigos de cuatro patas pueden sentir todas las emociones humanas. Siempre saben cuándo estamos tristes, preocupados o enojados. ¡Pero ésta no es la única habilidad que tienen!

El sentido del olfato de los perros también puede revelar cuándo hay algo mal en el cuerpo humano. Así es como un perro llamado Keola logró salvar la vida de su dueña embarazada y su bebé por nacer.

Alhanna Butler es una joven mujer cuya vida se salvó gracias a la increíble intuición de Keola, su amiga de cuatro patas. ¡La Akita Inu favorita de Alhanna pudo revelar la enfermedad de su dueña a tiempo! ¡Increíble pero cierto!

Akita Inu es una raza de perros japonesa perfectamente adaptada para la protección y la caza. Además, estos perros pueden servir como niñeras.

Keola ha estado viviendo con sus dueños, Ricky y Alhanna, desde la infancia. La familia feliz vive en South Yorkshire, Inglaterra. Ella es parte de la familia y ¡adora a sus dueños!

Alhanna quedó embarazada en el 2015. La pareja estaba feliz de estar esperando un nuevo miembro de la familia.

Keola estaba muy emocionada y feliz de ver el crecimiento del bebé. Parecía que intuía perfectamente que pronto habría un nuevo miembro de la familia.

Sin embargo, pronto el comportamiento de Keola cambió. Ella se interesó demasiado en el vientre de Alhanna. Además, siguió ladrando, gimiendo y hurgando en el vientre de Alhanna con la nariz como si tratara de mostrarle algo.

En la semana 18 de su embarazo, Alhanna sintió un dolor agudo en la espalda. El dolor era tan fuerte que la pobre mujer apenas podía caminar. Fue al médico para averiguar el motivo de su dolor de espalda. Sin embargo, el doctor no pudo encontrar nada inusual o serio.

El doctor dijo que mi cuerpo estaba demasiado cansado de tener que cargar con el peso de una barriga enorme.

Quizá te interese: 14 Fotografías que reflejan las conductas de los perros durante el embarazo de sus dueñas

El especialista logró convencer a la mujer embarazada de que todas sus sensaciones dolorosas se debían a las peculiaridades de la estructura de su cuerpo. Alhanna creía que el dolor estaba relacionado con el bebé que crecía en su vientre.

¡Fue horrible! Algunas personas ni siquiera creían que realmente estaba sufriendo mucho. Algunos de los doctores incluso me reprocharon: "Oh, si no eres capaz de soportar este dolor, ¿cómo vas a dar a luz?" ¡Pero la verdad era que apenas podía caminar!

Cuando la mujer regresó a casa del hospital, Keola se acostó junto a su dueña, puso la nariz sobre el vientre y comenzó a ladrar. Alhanna comenzó a preocuparse de nuevo.

Me preguntaba: "¿Por qué mi perro se comporta así?"

Alhanna tomó una foto y la publicó en Facebook. Sus amigos reaccionaron de inmediato a su publicación y le aconsejaron tomar más en serio el comportamiento de Keola. La mayoría de ellos declaró que los perros tienen la capacidad de detectar cada vez que algo anda mal con su dueño.

"¡Escucha a tu perro! ¡Ella está tratando de decirte algo! ", me dijo mi madre por teléfono.

Con el paso del tiempo, el comportamiento de Keola se volvió cada vez más extraño. Alhanna escuchó el consejo de su madre y fue al hospital de nuevo.

Eventualmente, una serie de exámenes y pruebas revelaron que la mujer tenía una enfermedad muy rara: una infección renal doble. ¡Además, Alhanna tenía riesgo de morir!

Sorprendentemente, Keola había sentido el problema mucho antes de que los doctores realmente pudieran verlo.

Gracias al extraño comportamiento del perro, Alhanna recibió el tratamiento necesario de manera oportuna. De lo contrario, la enfermedad podría haber matado tanto a la futura madre como a su bebé por nacer.

¡Nuestro perro nos salvó no sólo a mí, sino también a nuestro hijo antes de que naciera realmente!

Sólo gracias a las persistentes advertencias de Keola, ¡los médicos pudieron salvar la vida y la salud de Alhanna y su pequeño hijo!

Unas semanas después del tratamiento de Alhanna, ella dio a luz a su pequeño hijo. Finalmente Keola conoció a su "hermanito".

¡El bebé y el perro se convirtieron en mejores amigos desde el primer minuto!

Ahora son inseparables.

Los dueños de Keola, Ricky y Alhanna, están realmente orgullosos de su perrita.

Keola es una verdadera heroína y realmente merece elogios.

Fuente: Vita Da Mamma, The Animal Bible, Alhanna Butler / Facebook

Quizá te interese: Esta perrita olfateó el cambio hormonal de su dueña y supo que estaba embarazada