NOTICIAS

9 Razones comprobadas por la ciencia para dejar de consumir bebidas carbonatadas

Date December 22, 2017 12:17

Las bebidas carbonatadas han estado dominando el mercado mundial durante muchas décadas. Gracias a las compañías de publicidad, las bebidas carbonatadas se han ganado la preferencia y el reconocimiento de los consumidores. Muchos de ellos ni siquiera pueden imaginar su día sin una bebida gaseosa. Sin embargo, no todos saben que sus bebidas favoritas pueden ser muy perjudiciales para su salud.

A continuación se enumeran los motivos más comunes por los que se debe dejar de tomar bebidas carbonatadas.

1. Aumentan el riesgo de diabetes.

El alto contenido de azúcar en las bebidas carbonatadas tiene un efecto directo sobre el páncreas, que está involucrado en la producción de insulina para neutralizar la cantidad de azúcar en la sangre. Los refrescos con sustitutos del azúcar (en particular, el aspartamo) son especialmente perjudiciales para el cuerpo humano. Los sustitutos del azúcar engañan al cuerpo humano y a los receptores de insulina de las células, jugando una broma cruel en el cuerpo y transformándose en compuestos cancerígenos. Los estudios han demostrado que el consumo regular de refrescos dulces aumenta el riesgo de desarrollar diabetes en un 25%.

2. Causa deshidratación.

Los refrescos dulces contienen una gran cantidad de cafeína, que a su vez tiene un pronunciado efecto diurético y conduce a la eliminación de líquido del cuerpo. La deshidratación de las células reduce su capacidad de absorber nutrientes.

3. Daño a los riñones.

De acuerdo con estudios realizados en la Escuela de Medicina de Harvard, la gaseosa dietética puede aumentar la posibilidad de una disminución de los riñones dos veces. Las grandes cantidades de ácido ortofosfórico contenido en los refrescos interrumpe el funcionamiento normal de los riñones y conduce a la formación de cálculos renales.

Quizá te interese: Aunque el agua con gas no contiene azúcar, podría ser un causante directo del aumento de peso

4. Pueden causar cáncer.

El color caramelo antinatural de los refrescos es el resultado de un largo proceso químico durante el cual el azúcar reacciona con el amoníaco y los sulfitos. Según estudios realizados en ratas de laboratorio, los productos químicos que se forman como resultado de estas reacciones pueden causar cáncer de pulmón, tiroides e hígado.

5. Dañan el esmalte de los dientes.

El ácido ortofosfórico conduce a la eliminación de calcio de los huesos y los dientes, y el agresivo pH de la bebida destruye el esmalte dental.

6. Reduce el metabolismo.

Según una gran cantidad de estudios, el consumo regular de gaseosas tiene un efecto negativo en el metabolismo, lo que hace que sea difícil perder peso y quemar grasa corporal. Además, cada porción nueva de una bebida carbonatada aumenta el riesgo de obesidad en un año y medio.

7. Contienen edulcorantes.

Como ya se mencionó anteriormente, los refrescos dietéticos contienen aspartamo, un edulcorante artificial que puede provocar dolencias tales como depresión, convulsiones, obesidad, enfermedad de Alzheimer, lupus, esclerosis múltiple, trastorno por déficit de atención y varias enfermedades oncológicas.

8. Aumentan el riesgo de obesidad.

Las bebidas carbonatadas dulces son muy altas en calorías; por lo tanto, su consumo diario puede aumentar el riesgo de obesidad en un 60%.

9. Son adictivas.

Debido al alto contenido de cafeína, los refrescos dulces pueden causar adicción en una persona muy rápidamente. Además, los refrescos dulces interrumpen el estado hormonal del cuerpo humano y pueden causar un desarrollo sexual temprano con un funcionamiento reproductivo reducido.

A partir de esto, le recomendamos encarecidamente que deje de consumir estas bebidas nocivas o que las reemplace con alternativas saludables, por ejemplo, té o jugos naturales.

Fuente: Curejoy

Quizá te interese: Incontinencia, piedras en los riñones e infecciones urinarias: estas son algunas formas de prevenirlas


Este artículo tiene fines informativos únicamente. Antes de utilizar la información proporcionada anteriormente, consulte a un especialista certificado. El uso de la información descrita anteriormente puede ser perjudicial para la salud. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no asume ninguna responsabilidad por los daños u otras consecuencias derivadas del uso de la información proporcionada con anterioridad.