NOTICIAS

Adicciones, obesidad y violencia son algunos de los efectos de la televisión en los niños

Fecha 8 de diciembre de 2017

La televisión ha sido durante mucho tiempo una parte normal de nuestra vida cotidiana. Y entre sus consumidores más insaciables están los niños.

Las preguntas sobre los beneficios y los efectos nocivos de la televisión están lejos de resolverse. Algunos expertos dicen que la televisión es extremadamente dañina para los niños. Otros están convencidos de que los ayuda a crecer y desarrollarse mientras sus padres están ocupados con sus propios asuntos. ¿Cuál será la verdad?

Es mejor que los niños menores de 8 o 9 años obtengan información beneficiosa de libros para niños o programas interactivos.

La mayoría de los psicólogos modernos creen que la televisión puede educar y entretener a los niños, pero los padres deben controlar cuánto miran.

Influencia de la televisión en la salud y la mente de un niño.

La idea de que la televisión es completamente inofensiva para los niños es una gran equivocación. En primer lugar, ver mucha televisión crea una adicción a ella. En segundo lugar, la televisión fomenta el desarrollo de características infantiles y la incapacidad de resolver problemas, ya que la imagen de la vida que retrata está muy lejos de la realidad.

Los psicólogos alemanes han descubierto que los niños que ven muy poca televisión piensan de manera más racional y tienen una percepción más realista del mundo. Sus dibujos de personas son más realistas; incluyen detalles en la ropa, los rostros y los peinados, mientras que los niños que miran mucha televisión atraen a las personas más como insectos. Dibujan las extremidades como palos y sus ojos son solo puntos. 

Ver televisión constantemente promueve el desarrollo del autismo, el trastorno por déficit de atención, la obesidad y la diabetes.  

Los expertos han observado que la adicción a la televisión conduce a la aparición temprana de la pubertad en las niñas.

Pasar mucho tiempo frente a la pantalla del televisor hace que los niños sean más impulsivos, más desorganizados y tengan muy poca motivación. Dichos niños no pueden comprender ni interpretar hechos e imágenes, lo que dificulta el desarrollo de su capacidad de pensamiento lógico.

Aquí hay cinco razones por las cuales los niños deben ver la televisión lo menos posible:

1. Desarrollo cerebral.

La televisión tiene un poderoso efecto sobre el desarrollo psicosocial y mental de los niños. Según un estudio, el 10% de los niños menores de 7 años que miran televisión constantemente son hiperactivos y tienen problemas de conducta.

La estimulación rítmica de la retina de la luz de la pantalla puede causar epilepsia fotosensible. Incluso inadvertidamente ver televisión puede causar insomnio, dolores de cabeza, obstinación, impulsividad, tartamudez, calambres e incluso convulsiones histéricas.

Otro estudio estableció que los niños que miran mucha televisión tienen un rendimiento académico más bajo y son menos inteligentes que los niños que ven la televisión una hora o menos cada día.

Un peligro de la televisión frecuente para la educación escolar es que reorganiza la prioridad de los sistemas de representación. En pocas palabras, si el niño es más propenso a aprender sobre el mundo a través de la audición, los programas de televisión reorientan el cerebro para que perciba las cosas de una forma predominantemente visual. 

Otra consecuencia negativa de la televisión excesiva es la falta de habilidades lingüísticas. Dado que la lectura se deja en segundo plano, es difícil para los niños desarrollar un vocabulario adecuado. Como la televisión es, por regla general, una comunicación unidireccional, los niños no pueden comunicarse con sus compañeros.

2. Obesidad.

Durante mucho tiempo se ha demostrado que la obesidad está estrechamente relacionada con ver la televisión. Los niños se sientan frente a la "caja de zombis" durante horas y horas en lugar de jugar y correr al aire libre. Además, es probable que consuman muchos alimentos poco saludables y altos en calorías mientras ven la televisión, ya que los anuncios que ven anuncian alimentos con alto contenido de azúcar, carbohidratos y grasas.

Según un estudio de Hernández, mirar televisión y jugar videojuegos aumenta la prevalencia de la obesidad en niños de entre 9 y 16 años.

La observación excesiva de televisión también aumenta el cansancio general y disminuye la motivación.

3. Violencia, agresión y miedo.

Según un estudio de George Gerbner, los programas de televisión para niños muestran aproximadamente 20 actos de violencia cada hora. Los investigadores estadounidenses calculan que el niño estadounidense promedio ha visto alrededor de 200.000 actos de violencia para el momento en que cumple 18 años.

La agresión en la pantalla del televisor afecta a niños y niñas de manera diferente. Los niños son significativamente más agresivos con sus compañeros y padres después de ver escenas que contienen agresión explícita o implícita. No se observaron tales consecuencias en las niñas.

La televisión familiariza a un niño con la violencia y la agresión, y con el tiempo se acostumbra. Después de un tiempo, el niño se vuelve menos sensible a las escenas con elementos de violencia; no solo él piensa que es aceptable, él mismo aprende a hacer las mismas cosas.

Investigadores estadounidenses han demostrado que las caricaturas con imágenes intermitentes frecuentes contribuyen al desarrollo de problemas de conducta y déficit de atención en niños de 4 años.

Los niños que miran mucha televisión piensan que la violencia que ven en la pantalla es un reflejo de cómo es realmente el mundo. Por lo tanto, tienden a usar la agresión y la violencia para resolver los conflictos que surgen en sus vidas cotidianas.

Los estudios han demostrado que la gente que vio mucha violencia en la televisión de niños, son más agresivos en su vida adulta y son más propensos a romper la ley.

Aunado con la agresión, las escenas de miedo en la TV pueden causar pesadillas, tartamudeo y el desarrollo de diversos miedos de la infancia.

Quizá te interese: 6 creencias populares sobre la vacunación de los niños que deben ser erradicadas por completo

4. Comportamiento adictivo y desviado.

Los programas de televisión y los comerciales contribuyen a comportamientos riesgosos, como las adicciones, el robo, el vandalismo y la promiscuidad. Debido a la forma en que son retratados en algunos programas de televisión, los niños perciben todas estas cosas negativas como divertidas.

Incidentalmente, la televisión contribuye al desarrollo de adicciones no solo en los niños, sino también en los adultos. 

Los psicólogos estadounidenses han llegado a la conclusión de que el comportamiento desviado se ve con mayor frecuencia en adolescentes que pasan la mayor parte del tiempo viendo canales de música y escenas de guerra.

5. Manipulación del pensamiento.

Una razón más por la cual los padres deben controlar la visión televisiva de sus hijos son las mentiras y falsedades que constantemente surgen de la pantalla. Solo imagina lo que tus hijos podrían comenzar a creer, especialmente si proviene de una de sus estrellas o músicos favoritos.

Los psicólogos rusos afirman que ver programas de televisión para niños sin el control adecuado tiene un efecto negativo en la capacidad reproductiva.

Los niños pequeños no pueden razonar independientemente, por lo que su visión del mundo se vuelve subjetiva y alejada de la verdad. Como una esponja, absorben los prejuicios raciales y de género de la televisión e internalizan los estereotipos.

¿Cuánto y qué tanto?

El cerebro crece y se desarrolla más en los primeros dos años que en cualquier otro momento de la vida. Ese es el momento en que los niños desarrollan la capacidad del lenguaje, las habilidades motoras gruesas y finas, y las impresiones visuales, espaciales y táctiles del mundo. Los pediatras estadounidenses recomiendan que los padres prohíban completamente o limiten severamente la televisión en niños menores de dos años. Durante estos años, los medios digitales pueden interferir con el desarrollo mental.

Los psicólogos dicen que incluso la observación incidental de televisión puede tener un efecto negativo en los niños menores de dos años.

El tiempo pasado frente a la televisión también debe restringirse para niños menores de ocho años. Los pediatras canadienses recomiendan que los niños de esta edad no vean más de dos horas de televisión al día.

Entre las edades de 10 y 12 años, el cerebro se está desarrollando activamente (este proceso se llama mielinización), por lo que durante este tiempo es extremadamente importante estimular y activar las habilidades físicas, psicosociales y emocionales básicas.

La televisión también interfiere con la relación entre padres e hijos, aunque solo sea en un segundo plano. Los investigadores han descubierto que tanto la cantidad como la calidad de la interacción entre los miembros de la familia es menor cuando la televisión está encendida.

Consejos para padres.

Los psicólogos modernos dicen que los niños mayores de 16 años pueden mirar tanta televisión como deseen. Sin embargo, actualmente hay estudios que analizan la relación entre el comportamiento problemático en niños mayores y el tiempo excesivo que se pasa delante de la televisión.

Es prácticamente imposible para las personas en el mundo moderno evitar completamente los efectos de la televisión, pero está dentro del poder de los padres evitar la adicción a la televisión y reducir los riesgos asociados con su influencia. Ésto es lo que pueden hacer:

  1. Los niños mayores de dos años pueden ver programas especiales para niños que se enfocan en el desarrollo de habilidades (alfabetización mediática) y la enseñanza (naturaleza, el mundo que nos rodea, historia, etc.).
  2. Evite los programas con actos y elementos de crueldad y violencia.
  3. Concentre la atención de los niños en documentales sobre la naturaleza, descubrimientos científicos y programas sobre historia y arte.
  4. Los dibujos animados son buenos, pero solo como una forma de entretener a los niños en un largo viaje por carretera.
  5. Los padres deben verificar cuidadosamente todos los programas de los niños para ver ejemplos positivos, personajes masculinos y femeninos fuertes y variación en el contenido y los personajes.

Si se usa adecuadamente, la televisión puede convertirse en una verdadera "ventana al mundo", pero nunca debería ser una niñera ni convertirse en el pasatiempo principal de su hijo. Anime a su hijo a pasar tiempo con otros niños y participe en actividades beneficiosas, como leer y dibujar.

Probablemente no podrá deshacerse completamente de su televisor en su hogar, pero estas cosas simples serán suficientes para reducir el impacto negativo en su hijo o hija.

Fuente: Fuente: Fuentes: CureJoy, Roditeli.ua, Vegetarian Journal

QUIZÁ TE INTERESE:

Tutoriales para hacer divertidas bolsas de regalo y bolsas para el almuerzo de los niños en sólo 10 minutos

Resulta que falsear la voz para hablar con los niños pequeños no es la mejor decisión


Es importante aclarar que toda la información contenida en Fabiosa Español tiene un fin informativo exclusivamente, y que en ningún momento debe ser considerada como asesoramiento, diagnóstico o tratamiento médico profesional. Nunca deje de buscar asesoramiento médico, no ignore el consejo médico, ni demore en buscar asistencia médica por algo que haya leído en este Sitio.