7 consecuencias que habrán de enfrentar en su vida los hijos de padres negligentes

Familia y niños

Los estilos de maternidad y paternidad son distintos y hay muchas acciones hechas por ellos para lograr un comportamiento deseado en sus hijos. Desde castigos físicos hasta leerles antes de dormir, los estilos varían según cada individuo y familia. La realidad es que criar a un niño de forma adecuada requiere mucha energía... y dinero.

Algunas veces los padres están tan inmersos en sus propios problemas que las necesidades de sus hijos son ignoradas. A este estilo de paternidad y maternidad se le llama "negligente".  Cuando se es negligente, se le niega al niño la posibilidad de desarrollarse adecuadamente y puede causarle muchas dificultades tanto en la niñez como en su vida adulta.

¿Cómo son los padres negligentes?

Elena Nichizhenova / Shutterstock.com

Los papás son los adultos con más influencia en los niños. Ellos son responsables de entrenarlos, guiarlos, enseñarles y controlarlos.

Los psicólogos remarcan dos aspectos importantes sobre la crianza de los niños: respuesta (cómo los padres reaccionan a las demandas de los hijos) y demanda (lo que ellos le piden a sus hijos).

La respuesta y la demanda determinan cómo los padres interactúan con sus hijos y cómo controlan sus comportamientos.

Basados en estos dos aspectos, los estilos de paternidad y maternidad se dividen en cuatro categorías:

1. Autoritativos: Ambos demandantes y responsivos.

2. Autoritario: Muy demandante pero no responsivo.

3. Permisivo: Más responsivo que demandante.

4. Negligente: Ni demandante ni responsivo.

Estudios muestran que los padres negligentes son los que más daño le hacen a un niño. En este estilo de crianza, los padres no son nada responsivos y no le exigen nada a sus hijos. Esto quiere decir que no hacen nada para demostrarles su amor y afecto. Siempre están ocupados y trabajando en sus vidas personales, parecería que no tienen ni un minuto para dedicar a sus hijos.

Los padres negligentes son padres totalmente indiferentes a sus hijos. En su nivel máximo, pueden ignorar o rechazar al niño o incluso no hablar con él. Ellos no sienten responsabilidad sobre sus hijos y no les interesa exigirles ni darles nada.

Sin duda, este estilo es el más peligroso. Psicólogos infantiles lo describen como el más negativo de todos. De acuerdo con especialistas, los padres negligentes son peores que los autoritarios, que pueden ser violentos.

Negligencia ≠ Permisividad

Los padres negligentes suelen confundirse con los permisivos, pero hay muchas diferencias entre uno y otro.

Los padres permisivos son más responsivos que demandantes, le permiten a los niños hacer sus propios horarios y no regulan sus actividades. Tratan de evitar discusiones.

En contraste con las madres y padres permisivos que están interesados en las emociones y sentimientos de sus hijos, los negligentes solo les brindan cosas materiales, comida y un techo... y eso es todo.

Efectos de la crianza negligente

Maria Symchych / Shutterstock.com

Ser padres negligentes puede desarrollar problemas muy serios en el comportamiento de los niños. La falta de un guía, junto con el resentimiento que se crea en los niños, los llevan a tener problemas en la escuela, con la ley, con la gente que les rodea. Son niños que se sienten abandonados y por lo mismo, son los que suelen cometer actos de violencia, robos, acoso escolar u otras acciones que lastiman a quienes los rodean.

READ ALSO: Los dibujos de los pequeños de la casa pueden revelar muchos datos sobre su salud emocional y su carácter

A continuación, te mostramos 7 consecuencias negativas de este estilo de crianza:

1. Problemas de Interacción Social

Los padres negligentes solo le proveen a sus hijos sufrimiento. Un niño pequeño aprende a interactuar con otros observando el ejemplo que tiene más cerca, y si en casa es ignorado y poco valorado, se verá reflejado en su forma de tratar a otros.

Un niño ignorado gradualmente comenzará a ignorar a otros. La falta de comunicación en casa los puede llevar a tener comportamientos antisociales.

2. Discapacidad Emocional y Cognitiva

Estudios muestran que los padres negligentes son determinantes en el desarrollo que tendrán sus hijos como adultos. Incluso comparados con niños que son violentados físicamente, los niños de papás negligentes tienen más problemas cognitivos y emocionales. Ellos no podrán interactuar de forma correcta con nadie, lo que eventualmente les causará muchos problemas.

3. Victimización

Los padres juegan un rol muy importante en la prevención del acoso escolar. Estudios muestran que los padres negligentes hacen que sus hijos sean acosados o bien, que se vuelvan en los acosadores.

Está comprobado que en estos casos, las niñas son más afectadas que los niños.

4. Abuso de sustancias

Está claro que el apoyo familiar es un factor decisivo cuando se trata de criar un niño y adolescente normal. Prestarle atención a los hijos reduce las posibilidades de que consuma drogas u otras sustancias.

5. Deficiente desarrollo académico

Los niños que son ignorados o que se sienten rechazados por sus padres, tienen más dificultad al momento de lograr un buen desarrollo escolar. Es una regla, estos niños son quienes tienen las peores notas en los exámenes.

6. Depresión y Ansiedad

Ser negligente con un niño puede causarle depresión y otros problemas psicológicos. Estudios han demostrado que los hijos de padres indiferentes desarrollan ansiedad del mismo modo que quienes fueron sometidos a violencia física, gritos y abuso verbal.

7. Desórdenes de la personalidad

Un estudio sobre padres negligentes, ha mostrado que este estilo de crianza debe ser considerado un factor de riesgo en el desarrollo de desórdenes mentales en el futuro.

Diferencia entre niños de padres negligentes y niños de padres permisivos

Las diferencias entre estos estilos de crianza son muy claras, especialmente cuando los niños se convierten en adolescentes.

Aunque los niños de familias permisivas tienen un rendimiento promedio en la escuela, cuando pasan a secundaria suelen mejorar. Este tipo de crianza fomenta un buen autoestima, buenas relaciones sociales y reduce las posibilidades de suicidio o depresión.

Sin embargo, los adolescentes fruto de una familia negligente, generalmente muestran tendencia a la neurosis, depresión y seguido consumen alcohol y otras drogas. Además, les cuesta trabajo comunicarse y llevarse bien con otros chicos y chicas de su edad, siempre van a tener un desempeño muy malo en la escuela.

¿Es posible cambiar de estilo de crianza?

Photographee.eu / Shutterstock.com

Muchos psicólogos consideran que raramente, los padres negligentes son así de forma intencional. Estos adultos también necesitan resolver algunos problemas de fondo y algunos especialistas pueden ayudar.

Cuando ser padres negligentes se ha establecido como la forma de crianza, es necesario que un psicólogo trabaje con ellos durante un periodo de 12 a 18 meses. En algunos cases, la intervención puede ser más intensa y por un periodo más corto.

Cada niño, ya sea un infante o un adolescente, se merece la oportunidad de pasar tiempo con sus padres en el día a día. La mamá y el papá son responsables de corregir a sus hijos y de guiarlos en la toma de decisiones para que se vuelvan adultos responsables, generosos y sanos.

Cuando los padres son negligentes, los niños no podrán crecer emocionalmente sanos. Estas personas deben tener la humildad de aceptar que necesitan ayuda profesional para transformar su estilo de crianza en uno que no dañe a nadie.

Source: CureJoy, Matrony

READ ALSO: Resulta que falsear la voz para hablar con los niños pequeños no es la mejor decisión


Es importante aclarar que toda la información contenida en Fabiosa Español tiene un fin informativo exclusivamente, y que en ningún momento debe ser considerada como asesoramiento, diagnóstico o tratamiento médico profesional. Nunca deje de buscar asesoramiento médico, no ignore el consejo médico, ni demore en buscar asistencia médica por algo que haya leído en este sitio