10 Características físicas y emocionales que diferencian el segundo embarazo del primero en toda mujer

Estilo de vida y salud

Cada embarazo es diferente y el hecho de que hayas tenido un hijo no significa que sepas exactamente qué esperar la segunda vez. El segundo embarazo probablemente difiera en algunos aspectos del primero.

Si estás esperando a un segundo hijo, aquí hay diez cosas para las que deberías estar preparado.

1. El vientre abultado aparecerá antes.

Como ya has tenido un hijo, es probable que tus músculos abdominales estén más estirados. Ésto puede hacer que comiences a mostrarlo más temprano de lo que lo hiciste con tu primer hijo.

Otra razón es que desde tu último parto, tu útero quizás no ha vuelto a su tamaño original. Como resultado, la pancita del bebé comenzará a mostrarse más pronto, en promedio, aproximadamente un mes antes de tu primer embarazo. Esta vez, ¡puede que ya lo notes antes de la semana 14!

2. El bebé comienza a moverse antes.

Durante el segundo embarazo, la mayoría de las mujeres sienten movimiento en su vientre antes que durante el primero. En promedio, las mujeres comienzan a sentir el movimiento del feto entre las semanas 18 y 20. Pero una madre con experiencia puede sentir el movimiento incluso antes, ya que ella conoce las diferencias entre el movimiento real de su bebé y ... ¡los gases!

Algunas mujeres que están embarazadas por segunda vez ya sienten que el bebé se está moviendo en su decimotercera semana. Pero dicen que se siente como pequeñas burbujas o el aleteo de las alas de las mariposas.

3. Náuseas o "náuseas matutinas".

Las náuseas matutinas que experimentas pueden no sentirse exactamente como lo hizo durante tu primer embarazo. Si las náuseas matutinas no comenzaron temprano en tu primer embarazo, ésto no significa que la segunda vez será igual. Por otro lado, solo porque lo experimentaste la primera vez, no hay garantía de que lo tengas durante un embarazo posterior. Quizás la segunda vez tendrás más suerte. Ten en cuenta, sin embargo, que el riesgo de padecer náuseas matutinas es mayor si experimentaste náuseas y vómitos durante tu primer embarazo.

Las mujeres que experimentaron náuseas matutinas severas antes, conocida como hiperemesis gravídica, tienen un riesgo significativamente mayor (15,2%) de volver a tenerla.

4. El bebé se sienta más abajo.

Durante un segundo embarazo, la futura madre puede notar que el bebé se sienta más bajo que el primer embarazo. Ésto se debe a que los músculos abdominales se estiraron durante el primer embarazo y se debilitaron, a menos, por supuesto, de que hayas ejercitado la zona. En la mayoría de los casos, las paredes del abdomen no pueden sostener al niño tan bien como antes, por lo que el bebé se sienta más abajo.

La buena noticia es que ahora hay menos presión sobre los pulmones, por lo que podrás respirar más libremente de lo que lo hiciste durante tu primer embarazo. Algunas mujeres incluso experimentan menos problemas digestivos, ya que el estómago tampoco está bajo tanta presión.

Ahora a las desventajas: la posición más baja del bebé en el abdomen ejerce presión sobre la vejiga, lo que hace que orines con más frecuencia y experimentes molestias en el área pélvica.

5. Cansancio y somnolencia.

Los sentimientos de somnolencia constante o cansancio se encuentran entre los primeros síntomas de cualquier embarazo. Ésto sucede porque la presión arterial y los niveles de azúcar en la sangre disminuyen; el cuerpo produce más sangre debido al bebé en crecimiento. Además, el nivel de la hormona progesterona aumenta y, por lo tanto, te sientes más cansada de lo normal.

Además, ahora eres mayor de lo que fuiste durante tu primer embarazo. También gastaste mucha energía en tu primer embarazo y esto tiene un efecto en el nivel de energía que tienes ahora.

6. Inestabilidad emocional.

Puedes sentirte bastante emocional durante tu segundo embarazo. Ésto es especialmente cierto si el niño no está planificado e, incluso, si has soñado por mucho tiempo con un segundo hijo, puedes experimentar emociones conflictivas. A algunas madres les preocupa que la presencia de un nuevo bebé les impida cuidar adecuadamente a su primer hijo. Otros se preocupan por tener complicaciones que puedan haber experimentado durante el primer embarazo. También, muchas mujeres que están embarazadas por segunda vez se quejan de que sufren de una falta significativa de sueño.

Por otro lado, te sientes como un verdadero profesional en cuestiones de parto cuando hablas con mujeres que están embarazadas por primera vez.

7. Exacerbación de condiciones crónicas.

Muchos síntomas del embarazo, como dolor en la espalda y la cintura, pueden manifestarse antes durante el segundo embarazo. Algunas mujeres pueden experimentar venas varicosas o hemorroides, problemas que ocurren más a menudo en el tercer trimestre. Ésto se debe a que tu primer embarazo debilitó las paredes de los vasos sanguíneos y el sistema musculoesquelético.

Las mujeres que han tenido problemas anteriormente, como diabetes gestacional o preeclampsia, deben tener cuidado durante el segundo embarazo, ya que corren un mayor riesgo de desarrollar nuevamente estas complicaciones. Por ejemplo, las mujeres que tuvieron diabetes gestacional durante su primer embarazo tienen un 41,3% más de riesgo de contraerla nuevamente. Para todas las demás mujeres, las posibilidades de obtenerla son solo del 4,2%.

Quizá te interese: 15 razones por las que una prueba de embarazo puede dar un falso positivo y formas de evitar que ésto ocurra

8. Trabajo de parto falso.

Otros síntomas del embarazo, como las contracciones uterinas, también ocurren antes. Probablemente experimentarás más trabajo de parto falso durante el tercer trimestre porque el útero "experimentado" comienza a prepararse para el parto más pronto.

9.La espera para tener a tu bebé...

Muchas madres futuras constantemente piensan sobre su propia condición durante su primer embarazo, pero durante el segundo embarazo, la mayoría de las mujeres se preocupan menos. Sus expectativas con respecto al niño en sí son más reconfortantes. ¡Después de todo, ya han hecho ésto antes!

10. Ya sabes qué esperar.

Durante tu primer embarazo, pensaste que el bebé recién nacido se vería como un angelito. Para cuando vuelves a estar embarazada, ya sabes que un recién nacido parece un bulto pequeño y encogido que puede llorar durante horas sin ningún motivo.

¿Qué más necesitas para estar lista?

1. La recuperación posnatal será algo diferente. Por un lado, sabes qué esperar y eso es bueno. Pero, por otro lado, lo más probable es que tengas un dolor más intenso después del parto, causado por contracciones uterinas.

2. Después del nacimiento de tu segundo hijo, es poco probable que tu útero regrese a su tamaño original por sí mismo. Para evitar esto, se recomienda que fortalezcas los músculos pélvicos de antemano con la ayuda de los ejercicios de Kegel.

3. Puedes tener más complicaciones durante el parto. Además, con un segundo embarazo aumenta el riesgo de tener un hijo con síndrome de Down.

4. Si quedas embarazada inmediatamente después del nacimiento de tu primer hijo, existen tres posibles problemas en relación con el segundo hijo: nacimiento prematuro, bajo peso al nacer e incluso un índice de crecimiento lento para el niño. Ésto sucede porque tu cuerpo no tuvo suficiente tiempo para recuperarse por completo. Lo mejor es esperar al menos 18 meses antes de dar a luz a otro niño.

5. No esperes que tu figura regrese tan rápido como lo hizo después del nacimiento de tu primer hijo. Tendrás que hacer ejercicios especiales para recuperar el tono y el estado de tus músculos abdominales.

En conclusión, nos gustaría decir lo siguiente: no eres la primera mujer en tener un segundo hijo, ¡no tengas miedo de dar a luz! Además, ésta vez estás mucho mejor preparada para el embarazo, ¡porque ya lo has vivido antes!

Fuente: CureJoy, Вlogs.ВabyСenter, Consumer Health Digest

Quizá te interese:

5 consejos útiles para vestirse con la ropa adecuada durante el período de embarazo y lactancia


Es importante aclarar que toda la información contenida en Fabiosa Español tiene un fin informativo exclusivamente, y que en ningún momento debe ser considerada como asesoramiento, diagnóstico o tratamiento médico profesional. Nunca deje de buscar asesoramiento médico, no ignore el consejo médico, ni demore en buscar asistencia médica por algo que haya leído en este Sitio.