ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

Un hombre llegó descalzo al aeropuerto, y todo se debió a su buen corazón

Date October 17, 2017 04:52

¿Alguna vez te han pedido que te quites los zapatos para revisarte en un punto de seguridad? Bueno, este hombre llegó al aeropuerto sin zapatos y la razón ha tocado el corazón de muchos.

Bryan Hodgson es el asistente del coach de basketball en la Universidad de Buffalo en Nueva York. Se dirigía al aeropuerto internacional de San Francisco cuando decidió detenerse en un Starbucks por una taza de café para tomar antes del vuelo.

Quizá te interese: Tuvo serios problemas con las drogas pero hoy está sobrio y regala sonrisas a personas sin hogar

Un hombre sin zapatos estaba delante de Bryan en la fila del café, por su apariencia, podía saberse que era una persona sin hogar. Este hombre llevaba dinero para comprar un plátano y algo de beber. Cuando iba hacia la salida, derramó un poco de bebida en el suelo e instantáneamente fue por servilletas: "No quiero que nadie vaya a resbalar", comentó en voz alta.

"Un hombre sin zapatos estaba preocupado porque personas con zapatos pudieran resbalar", pensó Bryan. Así que se acercó al hombre y le preguntó si tenía zapatos, a lo que le contestó: "Me los robaron anoche, pero sabe algo? No me voy a quejar. Así es la vida de un hombre de la calle."

A pesar de que Bryan tenía prisa de llegar al aeropuerto, no podía simplemente dejar al hombre solo. Le preguntó qué talla de zapato era, el hombre dijo que 11. Bryan es 14 pero no le importó y se los quitó para regalárselos al hombre.

El hombre siguió a Bryan a su auto y le preguntó en varias ocasiones si estaba seguro de darle sus zapatos. Bryan dijo que sí, llevaba dos pares más en su equipaje.

Evidentemente Bryan atrajo la atención de varias personas mientras caminaba hacia el aeropuerto y ya adentro, a él no le importó mucho y escribió lo siguiente:

"Espero que mi historia inspire a alguien que tome la decisión de hacer las cosas diferentes para las personas que lo necesitan".

A veces, incluso las cosas más insignificantes, pueden hacerle la vida mejor a alguien. Tal vez esta historia te inspire a ti a ser más generoso y amable.

Fuente: Bryan Hodgson / Facebook

Quizá te interese: Estaba recogiendo botellas en un basurero cuando vio un bulto que cambió su vida para siempre