Las 20 frases más sinceras de André Maurois

Familia y niños

André Maurois nació el 26 de junio de 1885 en Elbeuf, Francia. Fue el seudónimo de Émile Herzog, Émile Salomon Wilhelm Herzog, novelista y ensayista francés. André Maurois recibió en vida el homenaje del mundo intelectual -aparte de la admiración del público-, y, entre otras distinciones, la de académico, siéndole otorgada también la Gran Cruz de la Legión de HonorAndré Maurois fue un profundo conocedor del alma humana; leerle constituye un verdadero placer.

scoom

A continuación os vamos a dejar las frases más sinceras de André Maurois:


  • Es difícil crear ideas y fácil crear palabras; de ahí el éxito de los filósofos.
  • Si no quieres ser desgraciado trata a las catástrofes como a molestias, pero de ninguna manera a las molestias como a catástrofes.
  • El que puede prescindir del ser amado puede prescindir de todo.
  • Una ilusión eterna, o por lo menos que renace a menudo en el alma humana, está muy cerca de ser una realidad.
  • El amor físico es un instinto natural, como el hambre y la sed; pero la permanencia del amor no es un instinto.
  • Ser sincero no es decir todo lo que se piensa, sino no decir nunca lo contrario de lo que se piensa.
  • La confidencia descubre quién era o no digno de ella.
  • ¿Qué hace falta para ser feliz? Un poco de cielo azul encima de nuestras cabezas, un vientecillo tibio, la paz del espíritu.
  • En los inicios de un amor los amantes hablan del futuro, en sus postrimerías, del pasado.
  • Nada nos puede impedir sentir esta maravillosa felicidad de ser preferidos a otros.

lithub

  • Sin una familia, el hombre, solo en el mundo, tiembla de frío.
  • No decir más de lo que haga falta, a quien haga falta y cuando haga falta.
  • Sólo hay una verdad absoluta: que la verdad es relativa.
  • La lectura de un buen libro es un diálogo incesante en que el libro habla y el alma contesta.
  • Un matrimonio feliz, es una larga conversación que siempre parece demasiado corta.
  • El verdadero mal de la vejez no es el debilitamiento del cuerpo sino la indiferencia del alma.
  • Las huellas del hombre sobre el hombre son eternas y ningún destino se ha cruzado impunemente con el nuestro.
  • Un libro es un regalo estupendo, porque muchas personas sólo leen para no tener que pensar.
  • El arte de envejecer es el arte de conservar alguna esperanza.
  • En muchos casos encontramos móviles nobles y heroicos para actos que hemos cometido sin saber o sin querer.
Recomendamos