RESRVE

Las 20 frases más memorables de Abraham Lincoln

Date September 5, 2016 12:54

Abraham Lincoln nació el 12 de febrero de 1809 en Hodgenville (Kentucky),Indiana. Аue un políticoestadounidense, decimosexto presidente de los Estados Unidos y primero por el Partido Republicano. Como un fuerte oponente de la expansión de la esclavitud en los Estados Unidos, Lincoln ganó la nominación del Partido Republicano en 1860 y fue elegido presidente a finales de ese año.

onet

Hoy os vamos a presentar las frases más memorables de Abraham Lincoln:


  • Me prepararé y algún día mi oportunidad llegará.
  • Al final, no son los años en tu vida los que cuentan. Es la vida en tus años.
  • Nada en este mundo es imposible para un corazón dispuesto.
  • La mejor forma de predecir tu futuro es crearlo.
  • Soy un éxito hoy porque tenía un amigo que creía en mi y no tuve el corazón para defraudarle.
  • Las cosas pueden llegar a aquellos que esperan, pero sólo las cosas dejadas por aquellos que se dan prisa
  • Mi gran preocupación no es si has fracasado, sino si estas contento con tu fracaso.
  • Es difícil hacer a un hombre miserable mientras sienta que es digno de sí mismo.
  • Puedes perder todo en la vida, pero no los sueños.
  • Si pudiéramos saber primero en donde estamos y a donde nos dirigimos, podríamos juzgar mejor qué hacer y cómo hacer las cosas.
  • Nos podemos quejar porque los rosales tienen espinas, o alegrarnos porque las espinas tienen rosas.

cmuse

  • Deberíamos ser demasiado grandes para tomar la ofensa y demasiado nobles para darla.
  • Casi todas las personas son tan felices cómo se deciden a serlo.
  • Casi todos los hombres pueden soportar la adversidad, pero si quieres probar el carácter de un hombre, dale poder.
  • No puedes escapar la responsabilidad de mañana evadiéndola hoy.
  • Todo lo que he aprendido, lo he aprendido de los libros.
  • No hagas nada por cualquiera que pueda hacerlo por si mismo.
  • Yo no soy nada, la verdad es todo.
  • La risa puede ser utilizada para calmar la mente y deshacerse de los pensamientos terribles.
  • Cuando hago el bien, me siento bien. Cuando hago el mal, me siento mal. Esa es mi religión.